Menú Buscar
Bagergue, uno de los pueblos del Pirineo catalán / VISIT VAL D'ARAN

Los mejores pueblos de Cataluña para una escapada romántica

La posibilidad de disfrutar del mar y de la montaña en Cataluña hace que haya multitud de pueblos ideales para celebrar el amor en pareja

06.02.2019 20:09 h.
6 min

Las escapadas de fin de semana en febrero tienen una connotación diferente a la de desaparecer durante unos días, dejar atrás la rutina y descubrir nuevos lugares. El efecto San Valentín hace que muchas personas busquen lugares con encanto para poder guardar un buen recuerdo de esos momentos. Aunque lo que más se valora es estar acompañado con la persona adecuada, hacerlo en el lugar indicado supone un plus a ese bonito recuerdo que quedará en la memoria para el resto de los días, y para ello hay algunos pueblos con un toque romántico que casan a la perfección.

Cataluña tiene la suerte de contar con paisajes de todo tipo para aquellos que buscan lugares idílicos, ya sea en montañas, mares o zonas del interior. Incluso las grandes ciudades tienen su encanto especial, con rincones desde los que conseguir una buena foto o con restaurantes en los que pasar una bonita velada.

Bagergue, uno de los pueblos más bonitos de España

El pueblo de Cataluña que se ha ganado por derecho estar en la lista de los más bonitos es Bagergue, en Lleida, el primero de la región en formar parte de la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España. Esta lista exclusiva está formada, por el momento, por 79 municipios, por lo que Bagergue debería ser una de las primeras opciones para disfrutar de un fin de semana romántico. Situado en el majestuoso Alto Arán y con poco más de 100 habitantes, este municipio es el más alto del Valle de Arán, situado a 1.419 metros de altitud. Pese a su reducido tamaño, cuenta con varios establecimientos para pasar la noche y disfrutar de un amanecer rodeado de la calma y tranquilidad del Pirineo.

Bagergue, uno de los pueblos del Pirineo catalán / VISIT VAL D'ARAN

Bagergue, uno de los pueblos del Pirineo catalán / VISIT VAL D'ARAN

Taül, Caldas de Bohí, Unha, Camprodón, Llívia o Castellar de n’Hug son algunos de los pueblos más impresionantes que se pueden encontrar a lo largo del Pirineo Catalán. En el mes de febrero la gran mayoría de ellos, sobre todo los que están a la falda de las grandes montañas, suelen estar cubiertos de nieve, siendo un añadido para aquellas parejas que buscan disfrutar de los deportes invernales o de los paisajes más especiales para comenzar el año. Como punto negativo está la gran afluencia de visitantes, haciendo que obtener una reserva a última hora sea algo imposible. Un buen plan para huir de los esquiadores es aprovechar para visitar el Parque Nacional de Aigüestortes, uno de los parajes más espectaculares para disfrutar de la montaña sin necesidad de descenderla.

Cadaqués y los pueblos de la Costa Brava

Viajar al mar en invierno puede no parecer la mejor idea, pero también es la forma perfecta de conocer los pueblos que durante el verano suelen ser intransitables. La Costa Brava se ha ganado, con el paso de los años, una posición privilegiada en el pensamiento de los viajeros. Su amplia diversidad cultural, con cuatro parques naturales, así como las opciones de ocio, pudiendo realizar desde salto con paracaídas hasta submarinismo para descubrir los secretos del fondo marino, hacen de éste un lugar privilegiado para no quedarse sin ideas para sorprender a la pareja con algún plan sorpresa.

Cadaqués, uno de los pueblos de la Costa Brava / PIXABAY

Cadaqués, uno de los pueblos de la Costa Brava / PIXABAY

Para alojarse o descubrir en una escapada romántica alguno de sus pueblos, el de Cadaqués suele ser el más solicitado. Una localidad de pescadores cuyas casas blancas con tejados rojos sirvieron de inspiración para Salvador Dalí. Las construcciones se mezclan con las formaciones geográficas de calas y montañas que hay a los alrededores, siendo el más claro ejemplo entre el contraste pirenaico y el mediterráneo.

'La pequeña Venecia'

Dentro del golfo de Rosas, Ampuriabrava podría ser considerada como 'la pequeña Venecia', con 24 kilómetros de canales navegables que, aunque no lleguen a tener el mismo toque romántico que los italianos, merecen una visita.

Siguiendo la costa hacia el sur, Sitges es otros de los municipios que pueden servir de escapada rápida de la gran ciudad, con una gran oferta cultural y buenos restaurantes para pasar un gran día de San Valentín en pareja.