Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un mosso con una lanzadora de balas de 'foam' / PABLO MIRANZO (CG)

Los Mossos publican el protocolo de uso del 'foam'

Los escopeteros deben apuntar por debajo del abdomen y pueden disparar sin previo aviso en casos de "peligro muy grave"

6 min

Los Mossos d'Esquadra han publicado este lunes en su página web el protocolo para el uso de los proyectiles de precisión o foam, que utilizan los antidisturbios para dispersar manifestaciones violentas. Todo ello, después de que ERC y la CUP, en su preacuerdo para formar Govern, acordasen la suspensión de esta herramienta hasta que se diese a conocer dicho reglamento.

Según la información disponible en la web de la policía catalana, los agentes deben apuntar por debajo del abdomen con las lanzadoras, sin aviso previo ante situaciones violentas y sin autorización del mando policial en casos de "peligro muy grave".

Uso del 'foam' y portal de transparencia

Una herramienta que utilizan los Mossos desde que el Parlament prohibiese las pelotas de goma tras el caso Esther Quintana, que perdió un ojo tras el impacto de este proyectil en 2012. Ahora, tal y como prometió el conseller de Interior, Miquel Sàmper, salen a la luz las pautas de actuación de las lanzadoras de foam, pese a que la Cámara catalana aprobó su publicación ya en 2019.

Agentes de Mossos con la pistola para disparar balas de 'foam' / EFE
Agentes de Mossos con la pistola para disparar balas de 'foam' / EFE

Todo ello, después de que el propio Sàmper, tras los disturbios por el encarcelamiento de Pablo Hasél, anunciase la creación de un portal de transparencia sobre la actuación de los antidisturbios. También el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, reclamó hace dos meses publicar dicho reglamento.

Protocolo de uso de las lanzadoras

El protocolo establece que, antes de usar las lanzadoras de precisión, será necesario haber agotado las vías de diálogo y mediación y hacer un aviso, aunque no será preceptiva la comunicación previa en las manifestaciones "cuando se produzcan alteraciones de la seguridad ciudadana con armas o cualquier otro medio de acción violenta".

Los proyectiles, de acuerdo con este reglamento, deberán dispararse "del abdomen hacia abajo" y "se pueden dirigir a la extremidades" en caso de que la persona a la que se pretende neutralizar tenga en sus manos un "objeto arrojadizo, contundente o arma blanca".

Sin aviso previo en caso de "peligro extremo"

Las lanzadoras de precisión podrán ser empleadas por el agente al que se haya asignado su uso y, por norma general, será necesaria la "autorización expresa del mando del equipo o del dispositivo". No obstante, añade el protocolo, se podrán usar los proyectiles sin autorización "excepcionalmente, en casos de extrema necesidad con peligro muy grave para las personas, para los propios agentes o para los bienes".

Agentes de la BRIMO de los Mossos d'Esquadra, en una operación policial en Barcelona / EFE
Agentes de la BRIMO de los Mossos d'Esquadra, en una operación policial en Barcelona / EFE

"En este caso hay que informar lo antes posible del uso, de las circunstancias que han provocado la necesidad de utilizarlo y de los resultados de la intervención", agrega el documento que, en cualquier caso, obliga a actuar "siguiendo los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad".

Uso en "desórdenes públicos"

Respecto a las situaciones previstas, el protocolo establece que las lanzadoras son "una herramienta policial más de las que pueden emplear para los casos en que es necesario un uso progresivo de la fuerza para controlar la situación y hacer que vuelva a la normalidad".

En general, añade la web de los Mossos, se podrán usar en situaciones que comporten "desórdenes públicos graves y con peligro inminente para las personas, la policía y los bienes inmuebles" o que sea necesario "neutralizar conductas violentas individualizadas que pueden provocar lesiones a las personas o daños a los bienes". También cuando exista un "riesgo para la integridad física de terceras personas" o "situaciones peligrosas para la seguridad ciudadana", reza el protocolo.

Trazabilidad de los proyectiles

Después del uso de la lanzadora, cada operador y mando policial deberán informar del tipo de proyectiles que se hayan disparado en cada intervención, así como del lugar y la hora, de la forma más exacta posible, y las posibles incidencias detectadas.

Agentes antidisturbios de Mossos d'Esquadra durante las protestas tras la sentencia del 1-O / EFE
Agentes antidisturbios de Mossos d'Esquadra durante las protestas tras la sentencia del 1-O / EFE

Los escopeteros reciben formación que les capacita para "prevenir y neutralizar situaciones de riesgo para las personas y bienes", impartida en la Escuela de Policía de Cataluña y el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC).

Formación de los escopeteros

El programa incluye formación en el ámbito penal y el marco legal del orden público, técnicas policiales de intervención en orden público o en situaciones de riesgo, técnicas policiales de tiro y armamento, gestión emocional y asistencia sanitaria.