Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una atracción de feria vacía durante la pandemia / EFE

Protesta de feriantes el 26 de junio en Barcelona: "También queremos trabajar"

Tras la cancelación de las fiestas mayores, y la falta de respuesta de la administración, el colectivo reclama soluciones urgentes ante el riesgo de ruina

3 min

Uno de los colectivos más afectados por la cancelación de las fiestas mayores durante la pandemia ha sido el de los feriantes. Su temporada, que abarca por lo general de abril a octubre, ha quedado paralizada, y con ello, su fuente de ingresos. Así, ante la falta de respuestas de las administraciones, han convocado una protesta el próximo 26 de junio en Barcelona, para reclamar su vuelta al trabajo. 

Una marcha a pie que arrancará de avenida Maria Cristina a las 10:00 horas y que culminará en plaza Catalunya donde celebrarán "una fiesta mayor" en la que montarán un escenario central, donde actuará, entre otros, el grupo Hotel Cohcambre. Habrá también atracciones, carrozas y batucada. 

Sin empezar la temporada

"Hemos sobrepasado la mitad de junio y todavía no sabemos que pasará con nosotros", explica a Crónica Global Marcos Orús, presidente del Gremio Industrial de Feriantes de Barcelona. Muchos de ellos autónomos de régimen especial (RETA), ni si quiera estaban dados de alta cuando se decretó el estado de alarma durante el parón de su actividad --que aprovechan para el mantenimiento de las atracciones--, por lo que tampoco pueden acceder a la prestación de 660 euros por cese de actividad que ofrece el Gobierno. Por eso subraya: "También queremos trabajar". 

"Estamos llegando a la nueva normalidad y seguimos sin tener respuestas claras por parte de las administraciones", lamenta Orús, quien avanza que, si no llega una solución tras esta primera protesta, le seguirán nuevas marchas en sus vehículos cada viernes. Y es que, según los datos que estiman los propios feriantes, esta situación afecta a cerca de 800 familias --unas 5.000 personas-- en Cataluña que se dedican al sector de las atracciones; unas 30.000 en el conjunto del país. 

Ayudas para el sector

Ha sido la crisis sanitaria la que ha llevado a los feriantes a unirse bajo una asociación a nivel nacional, bajo la que han pedido, a través de un manifiesto, líneas de crédito para el sector, aplazar durante 12 meses el pago de impuestos, así como prorrogar la validez de los certificados de ITV durante un año, y la devolución íntegra de las tasas de las ferias suspendidas, entre otras medidas.

Meses después, todavía no saben cuando podrán retomar su actividad, aunque Orús espera que los autos de choque, la noria y el tiovivo vuelvan a los pueblos a mediados de julio. Para ello, los feriantes se han comprometido a establecer todas las medidas necesarias para que las atracciones sean seguras frente a los contagios.