Menú Buscar
Un aula de la Facultad de Física de la UB / EUROPA PRESS

Profesores asociados llevan a juicio sus contratos "fraudulentos" en 70 demandas

Los docentes precarizados de la UB piden que se regularice su situación y animan a otros a demandar

4 min

Profesores universitarios asociados han llevado a juicio la "fraudulencia" de sus contratos con la presentación de unas 70 demandas, según han explicado en rueda de prensa este viernes portavoces del comité de empresa del Personal Docente e Investigador (PDI) laboral de la Universitat de Barcelona (UB).

Los docentes han explicado que, si inicialmente se planteó la presentación de un conflicto colectivo, después se descartó esta vía y se animó a la presentación de demandas individuales con asambleas informativas en diferentes campus de la universidad desde 2018.

"Mayoría de sentencias positivas"

Desde entonces, unos 70 profesores asociados del centro han presentado estas demandas, con juicios iniciados el pasado octubre y con "una mayoría" de sentencias positivas en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que alegan que estos contratos tienen un carácter temporal no justificado porque llevan a cabo funciones estructurales, han explicado.

Han sugerido que una manera de empezar a resolver este conflicto por parte de la universidad es que no presente recurso a estas sentencias positivas, aunque han admitido que tras el TSJC, estos casos tienen recorrido en el Tribunal Supremo (TS) e incluso en el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Contratos temporales de 500 euros

"Hay un problema de fraudulencia de contratación de los asociados. Hay una contratación fraudulenta de la que la universidad únicamente es responsable", han destacado los portavoces, que animan al resto de asociados a denunciar judicialmente estas situaciones y evitar el colaboracionismo.

Estos portavoces han criticado que desde la universidad evitan hablar de una situación "que hay que solucionar", y han exigido una solución específica para este colectivo, cuya contratación se caracteriza por la obligatoriedad de demostrar un trabajo principal fuera de la universidad relacionado con la docencia --y por la que el centro realiza un contrato temporal con un salario de unos 500 euros--.

Falsos asociados

Han reprochado al rector, Joan Elias, que diga que no hay falsos asociados sino asociados contratados no correctamente, han pedido que la universidad les dé la oportunidad de estabilizarse, y han sugerido la convocatoria de una promoción interna, más allá de otras convocatorias que realice el centro externamente.

Han destacado que "lo primero que tiene que reconocer la universidad" es la presencia de tres grupos distintos proponiendo plazas diferenciadas para: profesores acreditados por las agencias de acreditación, los profesores doctorados y los profesores ayudantes.

Han criticado que esta figura permite contratar a profesores que hacen investigación "porque es más barato, hacen más docencia y la tesis gratis", han criticado, y han añadido que esta opción proporciona más prestigio a las universidades por el número de publicaciones en los rankings.

"Agotamiento vital"

Profesores asociados presentes en la rueda de prensa han criticado la imposibilidad de mantener jornadas laborales de 12 horas sumando la docencia y el trabajo principal --aparte de la investigación--, refiriendo "agotamiento vital", y otros han asegurado haber sido sutilmente amenazados tras la presentación de la demanda.

Han propuesto aliarse con los estudiantes para resolver la situación al considerar que estos son los "principales perjudicados" por un sistema con docentes precarizados.