Menú Buscar
Serie de jamones ibéricos de la D.O. Huelva / CG

Más del 90% de los ibéricos vendidos en España son falsos

Las críticas de la prensa alemana actúan de acicate para los productores, que piden al Gobierno una normativa más rigurosa

5 min

Las recientes críticas de la prensa alemana al jamón ibérico producido en España no han sido bien digeridas en el sector agroalimentario. El periodista alemán y corresponsal en España del Süddeustsche Zeitung, Thomas Urban, ha denunciado “irregularidades legislativas y mala praxis productiva” en el proceso de producción y comercialización del mejor jamón del mundo. El reportero lo ha llegado a tildar "fraude". En un reportaje, ha llegado a asegurar que el 90% de las piezas que se comercializan no corresponden a la tipología adecuada.

Según señalan portavoces de las denominaciones de origen y los productores, el problema no es nuevo. La Asociación Española de Criaderos de Cerdo Ibérico (Aeceriber) atribuye la polémica a "las normas de calidad establecidas". Estos códigos permiten categorizar como “jamón ibérico” hasta la mitad de la denominación.

En otras palabras: hasta un 50% del cruce entre razas se denomina ibérico. Urban lamenta que los productos se obtienen de animales que han nacido de hembras ibéricas que se han juntado previamente con sementales Duroc, procedentes de Estados Unidos aunque con raíces españolas.

Luchando desde 2001

La secretaria técnica de Aeceriber, Elena Diéguez, explica a Crónica Global que "desde 2001" se han posicionado contra el Ministerio de Agricultura después de que el departamento aprobara este inadecuado término. "Lleva a confusión al consumidor”, valora. El Gobierno, por su parte, no quiere “oponerse ni perjudicar al 95% del sector”, indica Diéguez.

Cerdos Ibéricos pasturando por la dehesa de Castilla y León / CG

Cerdos Ibéricos pastando por la dehesa de Castilla y León / CG

Una valoración similar hace Juan Luís Ortiz, secretario general del consejo regulador de la D.O. Los Pedroches (Córdoba), una de las cuatro que representan al cerdo ibérico. “Hay grandes intereses ajenos a la dehesa, a la raza pura, que son los grandes beneficiados de esta situación”, analiza.

Ortiz asegura que se han denunciado “etiquetas fraudulentas que siguen en el mercado". Según él, "la mayoría de ibéricos no lo son”.

Confusión informativa

Estas declaraciones coinciden plenamente con lo que expresa Urban. No obstante, Aeceriber ha tratado de matizar la versión de la cabecera alemana.

“[Urban] No se ha explicado bien. En la pieza se nota una falta de trasparencia y ocultación de información”, indica Diéguez. En esta línea, la secretaria técnica expresa que los alemanes “tienen concepciones y hábitos de consumo diferentes a los de los españoles”. Esta noticia también "la hubiese podido dar un francés, griego, japonés o inglés".

Un plato de jamón ibérico de bodega / CG

Un plato de jamón ibérico de bodega / CG

En este tablero, es el Gobierno quien tiene ahora la patata caliente. El Ministerio de Agricultura es el único que tiene el poder para para cambiar la normativa actual y situar al cerdo 100% ibérico en "la posición que merece". Desde Aeceriber se indica con meridiana claridad cuál es ese estatus: "Se debe denominar como lo que es".

Tiempo de repensar

Tras la difusión del reportaje, Diéguez apuesta por "recapacitar". El Ejecutivo debería asumir "que hay diferentes tipologías de cerdo ibérico para que no caer en confusiones".

Pese a la polémica generada, la secretaria técnica ve "tiempo para revertir la situación" y no perjudicar a la imagen y opciones de comercialización del conocido manjar.