Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
vino

Los productores de vino van en busca de los 'millennials'

Freixenet, Torres, Ribeiro, Codorníu o Solaz son algunas de las empresas que colaboran con un colectivo para recuperar el consumo en España

5 min

España es tierra de vinos, pero el consumo de esta bebida entre los jóvenes de 21 a 35 años es menor que en países sin tradición en este sector, como son Estados Unidos o el Reino Unido. Según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), apenas el 5,5% bebe vino habitualmente; mientras que al otro lado del Atlántico el llamado colectivo millennial se ha convertido en el segmento poblacional que más disfruta de esta bebida.

Para invertir esa tendencia las grandes productoras de vino empiezan a dirigirse hacia los más jóvenes, y no solo como meros consumidores, sino haciéndolos partícipes de una bebida que es también un estilo de vida. Algo que, sin duda, encaja muy bien con la filosofía millennial.

Una de las iniciativas que ha ganado más popularidad y ha puesto la primera piedra para recuperar el consumo de vino es el enoFestival, que el próximo octubre celebra su quinta edición. La directora del evento, Cristina V. Miranda, explica a Crónica Global los avances que se han producido a este respecto: “Hay bodegas muy tradicionales que están consiguiendo conectar con la gente más joven, pero hay que perder el miedo y arriesgar”.

Música 'indie' y copita de vino

Cuando dice arriesgar, sabe de lo que habla. Hace cinco años que se celebró la primera edición del enoFestival y su gran aportación fue combinar la música de estilo indie con el consumo de vino. “Con el enoFestival arriesgamos mucho entonces porque lo que hoy nos parece normal, la unión de la música indie y la cultura del vino, no existía. Fuimos pioneros”, relata.

A día de hoy este evento cuenta con la colaboración de las productoras de vino más importantes, como son Freixenet, Torres, Ribeiro, Codorníu o Solaz. “Estas bodegas y denominaciones de origen son el ejemplo perfecto. Han entendido que arriesgar no significa renunciar a la calidad. Han sabido ver más allá de la enorme tradición de sus vinos y bodegas, y renovarla”, añade la directora del enoFestival.

Cada una lo ha hecho a su manera, pero todas con estrategias que están resultando exitosas. Dos casos ilustrativos de ello es el de Codorníu, con el relanzamiento de su marca San Millán, diseñada para los millennials y con unos vinos que, además de una imagen atractiva y de una comunicación creativa, mantienen la calidad de la firma. Por otro lado, se encuentra Iglup, una marca nueva de Grandes Vinos, que pertenece a la categoría de “bebidas de moda”, con una baja graduación de alcohol. Se trata de un “trago fresco de uva”.

Salir de la endogamia

Como explica Miranda, una de las claves del sector vinícola para reconvertirse ha sido “salir de la endogamia; hacer cosas que no se han hecho nunca, con gente con la que no has tratado nunca. Cuando cada vez que sales de casa con tu vino empiezas a ver las mismas caras, malo”, apostilla a este respecto.

Desde que se iniciara el proyecto en 2012, “todo ha cambiado muchísimo”: “Para empezar ya no somos los locos del sector, lo que hacemos ya no es una anomalía sino que eventos similares han comenzado a aparecer enriqueciendo el sector y acercándolo a un público con el que hasta hace muy poco no existía un diálogo”, revela Miranda. En esta edición el festival se celebrará en el Teatro Goya, tras cuatro años agotando entradas en el Círculo de Bellas Artes.

Esta incipiente competencia ha hecho que la reinvención sea constante y se descubran nuevas fórmulas de atraer al público. Este año, por ejemplo, el enoFestival estrena las enoTalks, conversaciones sobre el mundo del vino en las que participarán wine lovers (amantes del vino, en inglés) que está revolucionando y cambiando el sector, como Santi Rivas, del Colectivo Decantado. “Lo que sea para no aburrirnos y seguir contribuyendo a cambiar la tendencia en España”, concluye Miranda.

Destacadas en Vida