Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fotomontaje de una agresión sexual / CG

Prisión para el violador del ascensor

El detenido, autor de cuatro agresiones sexuales en Barcelona en nueve días, utilizaba siempre el mismo modus operandi

2 min

El juez de guardia de Barcelona ha ordenado prisión incondicional y sin fianza para un joven de 25 años acusado de ser el autor de al menos cuatro agresiones sexuales cometidas en la Ciudad Condal entre los días 4 y 13 de julio de este año.

El detenido, a quien la policía ha bautizado como el violador del ascensor, utilizaba siempre la misma estrategema para las asaltos sexuales: localizaba a las víctimas, normalmente menores de edad, en la calle.

Luego las seguía hasta su domicilio, donde las abordaba en el ascensor e intentaba violarlas

Atacante y cobarde

En uno de los casos, el violador interrumpió sus actos cuando la víctima logró zafarse de él y tocar el timbre de alarma del ascensor, lo que provocó la huida del sospechoso.

En otro de los casos, el detenido aprovechó el trayecto del ascensor para iniciar la agresión, que luego continuó en el piso de la víctima. Ya en su interior, la joven logró desembarazarse de él unos instantes, los suficientes como para ir a la cocina y coger un cuchillo. El sospechoso, atemorizado, huyó.

Reconocido

Para el juez no hay duda de que se trata de la misma persona, “cuya voracidad criminal –ha dicho una fuente judicial--, sólo se ha interrumpido gracias a la actuación de los mossos que han logrado atajar una espiral delictiva incontenible, propia de lo que los forenses denominan, como un depredador sexual”.

“Las víctimas han reconocido indubitadamente al detenido como su agresor en la diligencia de reconocimiento en rueda que se ha efectuado” explica el juez en su auto de prisión y añade  que “el perfil de la víctimas coincide (menores de edad) y en el registro del domicilio del investigado aparecieron prendas de ropa compatibles con las que portaba, según las denunciantes, en el momento de los hechos”.

Para el juez no hay duda de que el agresor actuó con “premeditación”.