Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Audiencia de Barcelona condena al dueño de un restaurante chino que acuchilló a un joven en Barcelona / EUROPA PRESS

Prisión para el dueño de un restaurante chino que acuchilló a un joven por “una plantita de Ikea”

La Audiencia de Barcelona lo condena a cinco años de cárcel y a indemnizar a la víctima con 679.040,14 euros

5 min

La Audiencia de Barcelona ha condenado este jueves a T. L., el dueño de un restaurante chino que acuchilló a un joven en 2019, a cinco años de prisión como culpable de un homicidio en grado de tentativa. Asimismo, se le ha impuesto la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 400 metros a partir del cumplimiento de la condena y a indemnizarla con 679.040,14 euros.

Los hechos por los que ha sido condenado se remontan al mediodía del 22 de septiembre de 2019. El gerente del restaurante se encontraba en el interior de su local cuando él y su mujer observaron cómo una joven que paseaba por la calle Mallorca cogía una planta de plástico que habían colocado en la terraza para adornarla.

Quería hacerse una foto

Tal y como explicó durante el juicio la joven –y novia del agredido– se encontraba paseando tranquilamente con su pareja mientras se fumaba un cigarrillo. La mujer aseguró que, con la intención de apagarlo en un cenicero, se acercó a la terraza del restaurante de comida china. En la entrada había un barril con uno y, al lado, “una plantita de Ikea de un euro”, recordó frente al juez. La mujer reconoció que cogió la maceta con la intención de hacerse una foto con ella a modo de broma, pero que en ningún momento tuvo la intención de robarla.

El gesto de la joven desató la furia de los responsables del establecimiento. Primero fue la mujer la que salió del local airada y comenzó a insultarla. Cuando el novio intentó interceder entre ambas mujeres y devolver la planta para zanjar el malentendido, fue el marido –ahora condenado– el que salió del interior del restaurante. Tras una acalorada discusión, el gerente del restaurante acorraló al joven y le asestó varias puñaladas con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones.

Cogió “una cosa”

El letrado del afectado, Ricardo Gómez de Olarte, desmontó la versión victimista e inverosímil que ofrecieron tanto el procesado como su mujer –que declaró en calidad de testigo— durante el juicio. El acusado aseguró que los jóvenes insultaron y agredieron a su mujer porque querían robar la planta. "Vi todas las mesas tiradas, mi mujer estaba tendida en el suelo y la estaban golpeando. Me sentía aturdido, quería salvar a mi mujer. Entré en el bar, cogí una 'cosa' y salí", respondió a preguntas de la fiscal.

El acusado alegó que no recordaba qué era la "cosa" que había cogido para defender a su esposa de la supuesta agresión. Sin embargo, Gómez de Olarte, la acusación particular, le recordó que durante la Instrucción su mujer declaró ante los Mossos que lo que había cogido era un cuchillo.

Le seccionó la femoral

La versión que contó frente al tribunal, alegando que el joven se clavó el cuchillo accidentalmente cuando le propinó una patada, no ha convencido al magistrado, que finalmente lo ha condenado a cinco años de prisión por un intento de homicidio.

El joven permaneció ingresado durante cuatro meses por las puñaladas que recibió ese día, que le seccionaron la femoral y que estuvieron a punto de hacerle perder la pierna. De hecho, el forense explicó durante el juicio que de no recibir atención médica inmediata, hubiera muerto. A causa de las secuelas el joven perdió un testículo, sufre estrés postraumático y padece una cojera que ha derivado en una incapacidad laboral total.