Menú Buscar

Primera imagen de un agujero negro en el espacio: ¿qué es y qué misterios oculta?

La espectacular imagen de este extraño fenómeno astronómico corresponde a una galaxia situada a 50 millones de años luz de la Tierra

10.04.2019 19:46 h.
6 min

Día para la historia. El mundo conoce desde este miércoles cómo es un agujero negro, uno de los objetos más misteriosos y sugerentes del Universo, gracias a la imagen mostrada por el consorcio internacional Telescopio Horizonte de Sucesos (EHT).

La primera imagen real de uno de estos espectaculares fenómenos astronómicos ha sido presentada este 10 de abril. Se trata del agujero negro M87, situado en la constelación de Virgo, a unos 50 millones de años luz de la Tierra, y su tamaño es 1.500 veces mayor que el de la Vía Láctea.

La fotografía ha sido presentada de forma simultánea en seis conferencias de prensa organizadas por todo el mundo para presentar los primeros resultados del proyecto EHT (Event Horizon Telescope). Esta colaboración científica lleva dos años analizando datos obtenidos por un gran telescopio virtual de tamaño terrestre formado por ocho observatorios en cuatro continentes.

¿Qué es un agujero negro?

¿Pero qué son, y por qué fascinan tanto a los científicos y no científicos?. Roberto Emparan, físico e investigador ICREA (Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados), del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona, explica que un agujero negro es "un lugar del espacio de donde nada puede escapar, ni siquiera la luz".

Este fenómeno se da en ocasiones al extinguirse las estrellas: "Sólo forman agujeros negros las estrellas muy masivas. Cuando agotan su combustible al final de su vida, colapsan sobre sí mismas de forma catastrófica e imparable y en su desplome forman un pozo en el espacio", afirma el científico. Pero, si las estrellas no son tan masivas, su materia puede detener el colapso y formar una estrella moribunda que apenas brilla: lo que se denomina una enana blanca o una estrella de neutrones.

Heino Falcke, profesor en la Universidad de Radboud de la ciudad holandesa de Nijmegen, presentan este miércoles la primera imagen de un agujero negro / EFE

Heino Falcke, profesor en la Universidad de Radboud de la ciudad holandesa de Nijmegen, presentan este miércoles la primera imagen de un agujero negro / EFE

Tipología

Por lo que respecta a su tipología, los agujeros negros se distinguen por su tamaño. "Los estelares son los que tienen masas comparables a la del Sol y radios de decenas o cientos de kilómetros. Aquellos cuyas masas son millones o hasta miles de millones de veces la masa del Sol, son los agujeros negros supermasivos de los núcleos de las galaxias", explica Emparan.

"También es posible que existan --pero todavía no los hemos detectado-- agujeros negros intermedios, de centenares de miles de masas solares, y agujeros negros primordiales, formados al comienzo del Universo, con masas que podrían ser muy pequeñas", añade.

Pozo en el espacio

Según afirma, la fuerza de la gravedad de estos agujeros negros es tan fuerte que nada puede escapar a ellos, ni siquiera la luz. Y, por lo que respecta a su ubicación, está convencido de que en la mayoría de las galaxias existe "uno supermasivo en su centro y centenares de miles de agujeros negros estelares". El más cercano a la Tierra se halla a unos 3.000 años-luz de distancia.

El borde de los agujeros negros se denomina "horizonte de sucesos", que es "el límite más allá del cual es imposible ver nada, ni escapar de él si uno lo cruza".

"Prisiones de oscuridad total"

Por lo que respecta a sus descubridores, señala a Albert Einstein como el científico que formuló la teoría que los predice, "aunque él nunca llegó a entenderlos ni aceptarlos". Karl Schwarzschild fue, a su juicio, "el primero en hallar una solución de las ecuaciones de Einstein". John Wheeler los popularizó y les dio el nombre. Y Stephen Hawking "describió sus propiedades y nos dejó una paradoja al intentar conjugar los agujeros negros con la física cuántica".

Acerca del misterio y la fascinación que les rodea, Emparan afirma que "los agujeros negros combinan de forma única elementos que todos podemos compartir: la fascinación de lo absoluto en esas prisiones de oscuridad total, incondicionales y definitivas; la intriga sobre el misterioso destino de lo que entra en ellos; la dificultad casi imposible de entender qué le sucede al tiempo en el agujero negro".

Conseguir la imagen de un agujero negro permitirá, en su opinión, en última instancia validar o someter a modificación la Teoria de la Relatividad General de Einstein, al ser puesta a prueba en este entorno extremo.