Menú Buscar
Médicos durante una operación / PIXABAY

Realizan el primer trasplante de pene y escroto

Cirujanos del hospital universitario Johns Hopkins han realizado a un veterano de guerra herido en Afganistán el primer trasplante de pene y escroto del mundo

3 min

Los grandes avances médicos continúan mejorando la vida de las personas. En esta ocasión es un soldado del ejército de los Estados Unidos, que fue herido en un acto de servicio en Afganistán hace unos años, acaba de recibir el primer trasplante de pene y escroto del mundo. La operación fue realizada el pasado 26 de marzo, pero no ha sido hasta esta semana cuando el hospital universitario Johns Hopkins ha revelado la intervención    a través de un comunicado.

Nueve cirujanos plásticos y dos cirujanos urólogos participaron en la operación, que se alargó durante unas catorce horas. "Confiamos en que el trasplante le permita a este joven recuperar las funciones miccionales y sexuales casi en su totalidad", ha revelado W. P. Andrew Lee, profesor y director de cirugía plástica y reconstructiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, que indicó que las heridas fueron consecuencia de la detonación de un artefacto explosivo artesanal.

“Cuando me desperté de la operación me sentí más normal”

El pene entero, el escroto sin testículos y parte de la pared abdominal proceden de un donante fallecido. Aunque el receptor del trasplante ha preferido mantener su anonimato, ha publicado una pequeña declaración en la que manifiesta haberse levantado, estar caminando y espera abandonar el centro médico esta misma semana.

Diagrama del trasplante de pene y escroto / JOHNS HOPKINS MEDICINE

Diagrama del trasplante de pene y escroto / JOHNS HOPKINS MEDICINE

"Es una herida realmente muy dolorosa de sufrir, una herida que no es fácil de aceptar", explicado. "Cuando me desperté después de la operación me sentí más normal… y con confianza, como si definitivamente estuviera bien".

Los testículos no fueron trasplantados

El soldado perdió los testículos en la explosión, pero estos no fueron restaurados como parte del trasplante. "Los testículos no fueron trasplantados porque desde el inicio del tratamiento decidimos no trasplantar tejido germinal, es decir que no se trasplanta tejido que genera esperma porque esto aumentaría la cantidad de cuestionamientos éticos", ha indicado Damon Cooney, uno de los cirujanos que formó parte del equipo.

Los encargados de realizar el trasplante confían en que el paciente pueda orinar con su pene en las próximas semanas e incluso que recupere la sensibilidad suficiente como para lograr una erección, aunque la ausencia de testículos le impedirá eyacular.

Destacadas en Vida