Menú Buscar
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, vestido de Super Mario en la ceremonia de clausura de los Juegos de Río. / EFE

El primer ministro de Japón disfrazado de Super Mario toma el relevo de Río

Tokio 2020 se presenta en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos con una oda a la cultura ‘pop’

2 min

La samba, el carnaval, el confeti y el color han dado paso a la cultura pop, Hello Kitty, Doraemon y Pac-man. Tokio tomó la madrugada del lunes el relevo de Río de Janeiro. La ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos 2016 se despidió de Brasil a lo grande, con tres horas de lo que mejor se les da. Y, como es tradición, el próximo organizador, Japón, se presentó.

Si algo sorprendió de esta introducción de las Olimpiadas de 2020 fue la intervención del primer ministro japonés, Shinzo Abe. No solo fue testigo del espectáculo en la grada de Maracaná, sino que participó disfrazado de Super Mario. Abe salió de una tubería verde, propia del videojuego de Nintendo que se popularizó a finales de los años 80.

Bandera olímpica

El primer ministro japonés vio como el alcalde de Río, Eduardo Paes, entregaba la bandera olímpica al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, y éste la ofreció a la gobernadora de la capital japonesa, Yuriko Koike.

El máximo representante del COI defendió la tarea de la organización de esta edición de las Olimpiadas ante las críticas que el país ha recibido desde antes de que empezaran, y afirmó que “volvería a llevar los Juegos a Río”. La cantidad de recursos destinados a los JJOO en contraposición con la pobreza que sufre parte de su población y el estado de las instalaciones olímpicas han sido algunas de las polémicas que se han generado alrededor de la organización.