Menú Buscar
Presentación del Pride Barcelona 2018 en Casa Batlló / CG

El Pride BCN reclama apoyo institucional para mejorar su proyección en el exterior

La organización de las actividades por el orgullo gay cumple 10 años y avisa de la importancia para la ciudad de un evento que ahora solo llega al 20% de participación internacional

4 min

La fiesta del orgullo gay llega en junio y la organización del Pride Barcelona lo tiene todo a punto. Desde 2008, la capital catalana se viste de colores y acoge a miles de personas. En 2017 fueron más de 260.000 los participantes, lo que implicó un impacto económico de 40 millones de euros. Para este año se espera recibir unas 350.000.

Juan P. Julià, presidente de Acegal y consejero delegado del Axel Hotels asegura que a pesar de hacerse desde hace 10 años, el Pride continúa siendo “una fiesta local”. El directivo reclama que “para posicionarse como evento internacional falta apoyo institucional, no hay presupuesto suficiente para apoyar a las organizaciones, a pesar de la gran cantidad de gente que es voluntaria”.

La diversidad como riqueza

El Pride necesitaba dar un giro, según sus propios organizadores. “Creo que lo necesita porque en el mundo del turismo, Barcelona ha estado perdiendo las posiciones privilegiadas en LGTBI. Han salido lugares que antes no existían como Tel Aviv, y queremos que Barcelona vuelva a posicionarse, porque la diversidad no sólo es necesaria sino que es una fuente para la riqueza”, expone Julià.

Sólo el 20% de los participantes del Pride Barcelona son extranjeros, lo que convierte a la fiesta del orgullo gay en una celebración más local que internacional. Julià insiste en aprovechar el Pride como un evento para mejorar la convivencia interna y volver a “vender” Barcelona al mundo. “En un año como éste, es necesario volver a poner de relieve que a pesar del partido del que seas, las creencias que tengas o la orientación sexual que se escoja, puedan convivir todos en esta Barcelona, que hoy en día lo necesita mucho”.

Campaña del Pride Barcelona 2018 / CG

Campaña del Pride Barcelona 2018 / CG

Visibilización de los refugiados LGTBI

El Pride 2018 será una fiesta, como cada año, pero se sumará la concienciación. Además de las problemáticas sociales, también habrá deportes, actividades para niños, foodtrucks con comida saludable, y hasta concurso de baile. 

Pero el foco estará puesto en los refugiados que han pedido asilo por motivos de discriminación. Por eso la campaña de promoción del evento se hace en base a historias reales como la de Mounir, de Marruecos perseguido por enamorarse de otro hombre; la de Paula de Guatemala, torturada por atreverse a ser mujer y refugiada hoy en Barcelona; y Natasha, expulsada de su familia en Rusia por visibilizarse como lesbiana.

Abrir más el abanico

Esta nueva edición apunta a ser más diversa. “Nuestro lema es incluir a todo el mundo, no importa la orientación sexual que tenga. Lo que queremos visibilizar ahora es que ser refugiado y además LGTBI es todavía más difícil”, comenta Eloi Morte, director del Pride. 

King Jedet, influencer y artista genderfluid invitada este año por el Pride Barcelona, también ha querido destacar la necesidad de enseñar mayor diversidad. "Cuando caminas por el Pride te encuentras mayormente a hombres musculosos gays con dinero, y eso no es lo único que hay en el colectivo LGTBI, hay muchas minorías que es importante conocer", sentencia. 

La agenda para junio recoge más de 50 actividades organizadas por diversas asociaciones. La cita central volverá este año a la avenida María Cristina los días 29 y 30 de junio.

 

Destacadas en Vida