Menú Buscar
El libro de registros de la Modelo, donde los presos recogen firmas para el Síndic de Greuges / PZF

Los presos de la Modelo se movilizan contra el traslado

Recogen firmas para pedir al Síndic de Greuges que no les dispersen ni alejen de Barcelona

08.02.2017 00:00 h.
3 min

Preocupación entre los presos de la Modelo. Los reos que permanecen en el interior del Centro Penitenciario de hombres de Barcelona saben que su futuro allí también es incierto, así como para los funcionarios que trabajan en el centro, y han decidido tomar cartas en el asunto.

Los internos se niegan a ser víctimas de los planes que se dibujan desde la consejería de Justicia y el Ayuntamiento de Barcelona. Ambas administraciones comunicaron recientemente que el cierre de la Modelo está cada vez más cerca, pese a que no fijaron una fecha concreta.

Traslado a Brians

El proyecto se centra en la cesión municipal de dos solares en la Zona Franca de Barcelona, de un total de 26.500 metros cuadrados, para trasladar allí a los presos y derribar totalmente la cárcel de la calle Entença, vinculada históricamente con las torturas de la época franquista.

El problema, según avanzaron los propios trabajadores a Crónica Global, es que se trabaja sobre la hipótesis de que, a mediados de este año, tanto los 900 reos como los 500 funcionarios se trasladen a la cárcel de Brians 2, situada en la carretera de Martorell, en Barcelona.

Los planes concretos apuntan a que se vaciarían seis de los 14 módulos que tiene la prisión para acoger a los 700 internos encarcelados de forma preventiva. Los otros 200 reclusos serían destinados a Brians 1 o Lledoners, por ejemplo. Ahí radica la preocupación de los hombres que, actualmente, cumplen condena en la Modelo.

No a que los alejen

Un grupo de internos ha iniciado una recogida de firmas dirigida al Síndic de Greuges para pedirle que no les dispersen ni alejen de la capital catalana. Lo hacen a través del libro de registro que se encuentra en las diferentes galerías, y a los que tienen acceso los técnicos de vigilancia del centro.

Recuerdan su condición preventiva para alegar que la legislación prohíbe la convivencia entre penados y presos. Argumentan, además, que necesitan mantener a sus familiares y a sus abogados cerca, algo que la distancia impedirá.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información