Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Prisión de Ponent, donde un preso ha agredido a cinco funcionarios / EUROPA PRESS

Nueva agresión en las cárceles catalanas: un preso ataca a cinco funcionarios de Ponent

El reo golpeó a los trabajadores con palos de escoba y con una defensa de goma cuando intentaban reducirlo

2 min

Un interno del Departamento Especial de Régimen Cerrado (DERT) del centro penitenciario de Ponent (Lleida) ha agredido a cinco funcionarios, que han resultado heridos leves.

El interno los ha atacado con dos palos de fregona que tenía escondidos bajo la cama y con una defensa de goma que ha conseguido arrebatar a uno de los trabajadores que han intentado reducirlo, según ha informado la Conselleria de Justicia de la Generalitat en un comunicado este miércoles.

Destrozos en el mobiliario

Los hechos han sucedido sobre las diez de la mañana, cuando los funcionarios han accedido a la celda del interno, que presentaba una conducta alterada y violenta. De hecho, según ha confirmado la Conselleria, los trabajadores decidieron intervenir porque el reo estaba destrozando el mobiliario y las cámaras de seguridad.

El interno, de 25 años, cumple una condena de 32 meses de prisión por robo con violencia e intimidación en el DERT por inadaptación al régimen ordinario. Cabe recordar que este régimen de aislamiento está pensado para aquellos internos que no aceptan las normas, que son violentos y que hacen mal uso de las instalaciones.

Ataque en Brians 2

Esta agresión se ha producido apenas tres días después del ataque de otro preso a cinco funcionarios de Brians 2. El domingo, John Musetescu Werber, el sueco acusado de matar a David Caminada --periodista del Ayuntamiento de Barcelona-- y a otras dos personas en 2020 en la capital catalana, atacó a cinco trabajadores con una rejilla metálica, causándoles heridas de diversa consideración.

Los últimos episodios de violencia han hecho estallar a los sindicatos, que solicitan medidas urgentes para frenar la preocupante escalada de agresiones a trabajadores. Denuncian la falta de efectivos en las cárceles catalanas y señalan como única responsable a la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró.