Menú Buscar
Imagen ilustrativa de un menor víctima de abusos sexuales / EP

Los abusos a menores no prescribirán hasta que la víctima tenga 30 años

Un anteproyecto de ley que impulsa el Gobierno para ampliar la protección de la infancia

4 min

Los abusos a menores no prescribirán hasta que la víctima tenga 30 años. Así lo recoge un anteproyecto de ley que ha impulsado el Gobierno para ampliar la protección de la infancia.

Esta medida, que propuso la organización Save the Children --aunque habían solicitado que el tiempo comenzara a correr a los 50 años-- permitirá que aquellos que sufran abusos sexuales tengan más tiempo para denunciar, y la prescripción de estos delitos contra menores no empezará a contar cuando la víctima alcance la mayoría de edad, como sucedía hasta ahora.

Prescripción

Esta ampliación de la prescripción de los abusos sexuales está recogida en el anteproyecto de Ley de Protección Integral de la Infancia y de la Adolescencia que ha aprobado este viernes el Gobierno de Pedro Sánchez.

Así, amplía el plazo de prescripción de los delitos más graves contra menores hasta que la víctima cumpla 30 años. "Incorpora la edad con un agravante genérico, se amplía el tiempo de prescripción de los delitos más graves, se endurecen las condiciones para el acceso al tercer grado, a la libertad condicional y a los permisos penitenciarios" de los condenados por este tipo de delitos, ha explicado Sánchez.

Delitos

En los delitos relativos a la tentativa de homicidio, delitos sexuales, las lesiones agravadas, maltrato habitual y trata de personas cometidos sobre menores de edad, el inicio del cómputo del plazo para su prescripción comienza cuando la víctima cumple los 30 años. Hasta ahora, el contador comenzaba a los 18 años, con un plazo entre 5 y 15 años para que el delito "caducase".

La reforma penal también modifica la agravante genérica de discriminación para incluir en ella la edad, razones de aporofobia o exclusión social o "cualquier otro motivo basado en un prejuicio discriminatorio".

Protocolos de prevención

Los centros escolares contarán con protocolos para la prevención, detección y actuación ante casos de violencia, así como con un coordinador de bienestar y protección encargado de vigilar la correcta aplicación de los mismos. También se desarrollarán protocolos en los ámbitos sanitarios, deportivos y de ocio.

Este anteproyecto también recoge el deber de cualquier persona que sea conocedora de una situación de desprotección, riesgo o violencia sobre un menor a comunicarlo  a las autoridades. En caso de tratarse de un delito tendrá que ponerse en contacto con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el Ministerio Fiscal o a la autoridad judicial.

Víctimas que deciden denunciar

La razón que impulsa esta modificación del Código Penal es que, según diversos estudios, la edad media a la que las víctimas deciden denunciar sobrepasa los 35 años. En el caso de España, a esas alturas los delitos ya han prescrito.