Menú Buscar
Un grupo de alumnos de la enseñanza catalana, donde se ha denunciado el sexismo en la selección de personal / EFE

¿Por qué la enseñanza catalana va a la huelga?

Los presupuestos de 2017 distan de recuperar las partidas de 2010, lo que dificulta la eliminación de los 1.010 barracones existentes, la contratación de profesores y la concesión de ayudas escolares

16.01.2017 00:00 h.
3 min

La enseñanza pública irá a la huelga. Y lo hará el próximo 9 de febrero, coincidiendo con el debate de los Presupuestos de la Generalitat para 2017. Son precisamente esa cuentas las que, a juicio del sector, dejan mucho que desear en materia educativa. Están lejos de alcanzar los niveles de inversión de 2010. Y cuestiones como los barracones, las guarderías, las subvenciones a escuelas que segregan por sexo o las ratios profesor/alumno son algunas de las asignaturas pendientes.

“Son unos malos presupuestos en educación. La partida alcanza los 5.684 millones, lo que supone un aumento del 8’5%, pero es un 10% inferior a la de los presupuestos de 2010, pues la cifra alcanzaba los 6.310 millones de euros”, explica la diputada y responsable de educación del PSC en el Parlamento catalán, Esther Niubó. La Consejería de Enseñanza opina lo contrario y alardea de las bondades de esas cuentas en una carta sin precedentes enviada al profesorado.

Estas son las diez reivindicaciones no atendidas que el próximo miércoles se discutirán en la Comisión de Enseñanza del Parlamento catalán:

1. La educación está 'infrafinanciada'. No se alcanza el objetivo fijado por la Ley de Educación de Cataluña (LEC) de dedicar un 6% de los presupuestos –actualmente es un 2’17%.

2. No contempla la financiación de las guarderías. Tampoco hay una partida significativa para los ayuntamientos y consejos comarcales en materia de transporte y comedor escolar. El PSC cifra esta inversión en una bajada de un 90%.

3. Las partidas destinadas a sustituir los módulos escolares –o barracones, 1.010 en Cataluña– es insuficiente.

4. No revierte las condiciones del cuerpo docente hasta lograr la situación anterior a la crisis: no garantiza la sustitución de bajas desde el primer día, se necesita aumentar las plantillas y reducir el horario lectivo. En este sentido, el Departamento de Enseñanza prevé contratar solo a 870 docentes, pero según los sindicatos, serían necesarios 6.000 profesores.

5. La partida de becas y ayudas al estudio aumenta un 134% respecto a 2010 (133 millones de euros), pero no garantiza la becas comedor.

6. No prevé la recuperación de la sexta hora.

7.No incluye la creación de líneas de secundaria.

8. No contempla rescindir los conciertos de las escuelas que segregan por sexo.

9. La inversión en FP y cualificación profesional es inferior a las 2010.

10. No se destina ni un euro a la renovación pedagógica y la inversión en formación del personal docente cae más del 57% respecto a 2010.