Menú Buscar
La ansiedad afecta al 18% de los españoles / EFE

"Los populistas triunfan entre los votantes que sufren ansiedad"

El psiquiatra Antonio Bulbena analiza en un libro los mecanismos de la angustia y revela su vínculo con un trastorno del tejido conectivo

15.01.2017 00:00 h.
3 min

Solemos emplear la expresión "estar hecho de otra pasta" para referirnos a las personas que atesoran alguna cualidad extraordinaria. Sin embargo, también podríamos aplicársela a las que padecen ansiedad. Y es que, según revela el catedrático de psiquiatra Antonio Bulbena en su obra Ansiedad, la conformación anatómica de los que sufren este trastorno es distinta a la de los demás.

Así, el ensayo de Bulbena, director de Investigación en la Unidad de Ansiedad del Hospital del Mar, sostiene que la angustia responde en muchas ocasiones a una laxitud hereditaria del tejido conectivo --presente en casi todo el cuerpo-- que vuelve a los afectados más sensibles de lo normal. Esta circunstancia aumenta su capacidad de anticipación, así como su percepción de alarma, lo que redunda en una mayor inquietud.

Los populistas ofrecen ‘superseguridades’

"La mala noticia”, explica el autor,  "es que el que padece ansiedad, debido a esta elasticidad, está anatómicamente más predispuesto a sufrir determinadas enfermedades". Entre ellas, precisa, son frecuentes los problemas de tiroides, de colon o patologías asociadas al tubo digestivo. "La buena noticia, no obstante, es que dada su naturaleza, también reaccionan mejor a remedios como el yoga o los ejercicios de respiración".

Por otra parte, el desasosiego patológico, que afecta al 18% de la población española, se encuentra estrechamente ligado a la incertidumbre. Particularidad, recuerda Balbuna, de la que se sirven los partidos populistas para amasar votos. "Estas formaciones mitigan el malestar del elector con problemas de ansiedad, pues le ofrecen una superseguridad. Gracias a su pureza intrínseca y sus soluciones definitivas, nada malo podrá ocurrirle".

Sobreinformación compulsiva

Otro fenómeno contemporáneo en el que esta afección juega un papel destacado es el de la sobreinformación a través de las redes sociales. "Algunos consumen información de manera compulsiva", dice, "pero no les mueve la sed de conocimiento, sino el miedo a sentirse desplazados, a ser menos que los demás". "Se trata de una inquietud en la que operan mecanismos muy primitivos", agrega.

El psiquiatra advierte también en su obra de que este trastorno puede entrañar más peligro que la depresión porque, con frecuencia, "quien lo sufre no es consciente y no hace nada para remediarlo". Asimismo, se trata de una disfunción que carece del prestigio social de la depresión, cuyas razones suelen ser más entendibles o legítimas para los que rodean al enfermo. "La ansiedad no se explica a los demás porque se percibe como una debilidad", concluye.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información