Menú Buscar
Marcha de policías en el centro de Barcelona / EFE

Unos 1.000 policías se manifiestan en Barcelona para pedir "respeto institucional"

La marcha reúne a agentes de Mossos, Guardia Urbana, Policía Nacional, Guardia Civil y Ertzaintza, entre otros cuerpos

2 min

Unos 1.000 agentes de Mossos d'Esquadra, Policía Nacional, Guardia Civil, Ertzaintza, Guardia Urbana de Barcelona, Policía Portuaria y Vigilancia Aduanera se han manifestado este martes por la parte en el centro de Barcelona para reclamar dignidad policial, respeto institucional, garantías jurídicas y más medidas de seguridad.

La marcha ha empezado a las 17.30 horas en la plaza Universitat con destino a la plaza de Sant Jaume, donde los participantes tienen previsto entregar un manifiesto a la Generalitat y al Ayuntamiento de Barcelona.

"Acoso" a la policía por parte de la CUP

Los organizadores de la protesta son diversos sindicatos policiales que se han aglutinado en la plataforma profesional de fuerzas y cuerpos de seguridad y vigilancia aduanera, y para evitar protagonismos sindicales los agentes van vestidos de negro y sin emblemas con sus siglas ni otros distintivos.

Entre los motivos concretos de la convocatoria esgrimen el "acoso constante a la Guardia Urbana y la policía en general e impunidad delictiva por parte de miembros de la CUP"; una concentración ante el cuartel de la Guardia Civil de Manresa (Barcelona); que un mosso fue condenado a pagar 45.000 euros a un conductor que intentó atropellarlo, y el caso de un policía que perdió un ojo.

Pancarta unitaria

La pancarta unitaria que encabeza la marcha dice "Todos unidos por la dignidad, el respeto y la seguridad. Servimos y protegemos a los ciudadanos. ¡¡¡Basta ya!!!".

Entre otras peticiones, reclaman la protección jurídica del agente de la autoridad, reclamando actuaciones de oficio de la administración; modificar la normativa de inhabilitación especial en caso de condena; regular la proporcionalidad del uso de la fuerza y de las armas; dotar de medios suficientes a la tarea policial con armas como las Taser; potenciar la colaboración interpolicial y evitar o minimizar los suicidios y otros trastornos en los cuerpos policiales.

Algunos sindicatos se han desmarcado de la iniciativa por motivos de seguridad, y también por considerar que el acto se estaba politizando.