Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Policía Nacional devuelve el último fragmento de un tapiz flamenco robado en 1980 (a la derecha) al Arzobispado de Burgos / CNP

La Policía Nacional recupera el último fragmento de un tapiz flamenco del siglo XVII robado en 1980

La obra de arte sacro ha sido recuperada gracias a la colaboración del abogado de Erik 'el Belga', que la sustrajo de la Iglesia de Santo Domingo en 1980

2 min

Agentes de la Policía Nacional han recuperado el último fragmento del tapiz flamenco del siglo XVII La apoteosis de las artes, que fue robado en 1980 en la Iglesia de Santo Domingo de Catrojeriz (Burgos) por Erik el Belga, un ladón internacional de obras de arte​ sacro que fue detenido en Barcelona en 1982.

Esta mañana, los agentes especializados en patrimonio histórico de Barcelona han entregado al Arzobispado de Burgos el fragmento en un acto celebrado en la sede de la Archidiócesis.

Dirigía un grupo organizado

Erik el Belga, un marchante de obras de arte, restaurador, pintor, escritor, cometió numerosos robos en iglesias y capillas de toda Europa.

Este sujeto llegó a capitanear un grupo organizado dedicado al expolio de obras de arte sacro, a veces por encargo de coleccionistas y admiradores de este tipo de arte con un alto poder adquisitivo y otras por iniciativa propia, cuando consideraba que podría venderlas con facilidad en el mercado negro internacional.

Devuelto al Arzobispado de Burgos

Tras su detención en la Ciudad Condal en 1982, su abogado colaboró en la recuperación de muchas de estas obras. En este caso concreto, el trozo de tapiz fue recuperado gracias a las gestiones de un agente que, con motivo de un trabajo académico sobre robos de obras de arte, se puso en contacto con el mencionado abogado. Fue este quien le proporcionó datos relacionados con la investigación.

La pieza fue entregada a los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Barcelona, al Grupo de Patrimonio Histórico, por parte del abogado y ha permanecido custodiada hasta ahora por los investigadores. Este viernes ha sido devuelta al Arzobispado de Burgos.