Menú Buscar
Imagen de la Guardia Urbana de Molins de Rei (Barcelona) y el símbolo de la 'app' Wallapop / FOTOMONTAJE CG

Denuncian a un jefe de policía por vender coches usados en Wallapop

El inspector de Molins de Rei utilizaba presuntamente el portal de la DGT para tener información privilegiada de los automóviles que revendía

4 min

Bronca en Molins de Rei (Barcelona) por la denuncia --e investigación en marcha-- de la Guardia Civil contra el inspector de la Guardia Urbana, Jordi M., por, presuntamente, vender coches de segunda mano en Wallapop. El agente, actualmente de baja, utilizaba supuestamente el portal de la Dirección General de Tráfico (DGT) para obtener información privilegiada de los vehículos. El ayuntamiento circunscribe la querella a una riña privada.

Según la denuncia presentada ante el instituto armado a la que ha accedido este medio, una sección sindical, la del CSIF, ha señalado al jefe policial por ejercer una "supuesta actividad económica encontrándose de baja". Dicha operativa con ánimo de lucro sería el uso de la "base de datos denominada SIP, Servicio de Información Policial, para obtener la situación administrativa de vehículos que posteriormente adquiere". Lo haría supuestamente el funcionario para "ser vendidos a través de las diferentes plataformas de internet: Wallapop, Milanuncios, etc, y así obtener un beneficio económico".

Ayuntamiento: "Es una pugna personal"

Un portavoz del Ayuntamiento de Molins de Rei (Joan Ramon Casals, PDeCAT), ha confirmado que el agente tiene la condición de incapacidad temporal, pero la ha atribuido a una "enfermedad grave". Ha agregado que la denuncia "se suma a otras tres, dos de las cuales ya se han archivado y una tercera que está en el mismo proceso". Las querellas se presentaron en un escenario de "enfrentamiento personal" entre agentes que se canalizaría mediante denuncias cruzadas a otros cuerpos policiales y solicitudes de aperturas de expediente. "Es un tema ajeno al Ayuntamiento que gestionamos con diligencia, como nos obliga la ley", ha indicado la misma fuente.

Joan Ramon Casals, alcalde de Molins de Rei (Barcelona) / CG

Joan Ramon Casals, alcalde de Molins de Rei (Barcelona) / CG

Según el representante, la pugna debe enmarcarse también en "el proceso de elecciones sindicales, que se celebrarán el próximo año". La cita electoral habría avivado las llamas de una riña personal entre determinados agentes y el inspector "del que algún sindicato estaría tratándose de aprovechar". Hace también hincapié el Ejecutivo local de Molins de Rei en las acciones judiciales ya archivadas y en la presentación de esta última denuncia ante la Guardia Civil "por la cercanía de un familiar del denunciante con este cuerpo".

Sindicato: "Actividad presuntamente ilícita"

Antonio Sanz, secretario de la sección sindical del CSIF en la Guardia Urbana de este municipio de la comarca del Baix Llobregat, rechaza esta versión y asegura que su agrupación "se ha limitado a poner unos hechos presuntamente delictivos en conocimiento de la Guardia Civil" tras comunicarlos al gobierno municipal a finales de 2018 "sin recibir respuesta alguna". Ha agregado el mismo agente y representante de la parte social que las pesquisas ya están en marcha y tendrían tentáculos en otras poblaciones vecinas, en las que el inspector vive y tiene contactos.

En el mismo sentido, lamenta Sanz que Jordi M. esté denunciado por una segunda actividad no declarada "cuando, precisamente, él propuso hacer lo mismo con algún efectivo del cuerpo por vender productos por internet". Lamenta por último que el jefe del cuerpo policial, que ya comandó el cuerpo entre 1994 y 2003, "haya utilizado presuntamente además una base de datos privada con fines lucrativos, y haciéndolo con el nombre otros agentes y con pretextos para no dejar rastro".