Menú Buscar
Un mosso, un policía y un guardia civil ante una detenida por yihadismo en España.

Policía, Guardia Civil y Mossos saturan a sus brigadas antiterroristas con sospechas de yihadismo

Las patrullas de seguridad ciudadana y de policía judicial de los tres cuerpos tienen la consigna de informar “del más mínimo detalle sospechoso” a sus respectivas Unidades de Información

3 min

Cada vez que aparece un indicio, por pequeño o tangencial que sea, que haga sospechar a un policía, guardia civil o mosso d'esquadra que este pueda tener alguna relación con el terrorismos islamista, acaba siendo referenciado en una “nota informativa” que, de forma automática, se envía a los grupos de análisis de información antiterrorista de los tres cuerpos policiales.

Ante la duda, informe

Aunque se trate de investigaciones modestas y/o locales por hurtos, estafas, blanqueo, robos o delitos de cualquier otra índole, el más insignificante de los detalles o indicios que aparezca y que haga sospechar a los investigadores, se pone negro sobre blanco y se envía de forma inmediata a las unidades de análisis.

La situación de psicosis colectiva creada por los últimos atentados y las órdenes expresas, en ese sentido, de los mandos policiales han provocado un alud de informes remitidos a los expertos antiterroristas que no dan al abasto para digerir toda esa información.

Lucha yihadista y seguridad ciudadana

De hecho, y por lo que respecta a Cataluña, se da la circunstancia de que desde hace unos meses agentes especiales de las unidades de información antiterroristas participan personalmente en los controles aleatorios que los grupos antidisturbios o de seguridad ciudadana realizan en lugares y en horas concretas. Nunca hasta ahora, agentes de la lucha antiterrorista participaban personalmente en este tipo de operativos -muchos de ellos de tráfico y a pie de carretera-,  propios de los grupos de seguridad ciudadana.

El objetivo es canalizar  on line la más mínima información sospechosa obtenida a pie de calle.

Droga y terrorismo

La Guardia Civil y la Policía Nacional, por ejemplo, incorporan a agentes de la lucha antiterrorista en algunas operaciones antidroga que tienen por objeto personas vinculadas con el mundo árabe.

Los últimos estudios del Centro Nacional de Inteligencia y del servicio de información de la Guardia Civil y de la comisaria general de información indican que algunas células de Al Qaeda y de Estado Islámico se nutren de los beneficios económicos de la droga para financiar sus actividades. No solo eso, utilizan las redes del narcotráfico para distribuir armas y mover a sus muyahidines de una país a otro.

Alerta judicial

Las últimas comunicaciones operativas y de inteligencia de la Policía, la Guardia Civil y los Mossos a sus unidades territoriales indican que, en el marco de la alerta 4 de prevención antiterrorista, se han de incrementar las medidas de vigilancia en la red de transportes y, como elemento novedoso, en los juzgados y tribunales de las principales capitales del país.