Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los padres de Aurora Mancebo, desaparecida hace 18 años en El Morell / TELECINCO

La policía descarta que el cuerpo de Aurora Mancebo esté en el pozo de El Morell

Los investigadores han recuperado dos piezas de ropa que serán analizadas para determinar si pertenecen a la joven desaparecida hace 18 años

3 min

La Policía Nacional no ha hallado ni rastro de los restos de la tarraconense Aurora Mancebo --desaparecida hace 18 años-- en el pozo de El Morell. No obstante, los agentes han recuperado dos piezas de ropa en la zona que serán analizadas para determinar si pertenecen a la mujer.

Durante el miércoles y el jueves de la semana pasada una comitiva judicial del Juzgado de Instrucción número 5 de Tarragona se desplazó hasta las ruinas del antiguo monasterio del Mas dels Frares de El Morell, donde efectivos del grupo de homicidios de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional inspeccionaron un pozo situado en el antiguo convento, sin éxito.

Un único sospechoso

Los agentes no hallaron en el interior del pozo restos de la joven aunque sí localizaron dos piezas de ropa que ahora serán analizadas para determinar si pertenecían a la chica o si tuvieron alguna relación con su desaparición.

El lugar peinado por los investigadores está muy cerca de unos terrenos propiedad de la familia del único sospechoso, Edgar M., vecino de El Morell y que mantiene su condición de investigado después de 18 años de la desaparición de Mancebo. De hecho, estas fincas ya fueron inspeccionadas con la ayuda de un georradar, aunque no se hizo lo mismo con el pozo.

Inversión de 30.000 euros

El recinto inspeccionado es propiedad municipal y está declarado Bien cultural de interés local por el ayuntamiento, que ha invertido 30.000 euros para que la búsqueda de la chica se pueda efectuar en las ruinas sin peligro para los investigadores.

Aurora Mancebo, vecina de la urbanización Boscos de Tarragona, desapareció el 27 de febrero de 2004 cuando se encontraba en compañía de Edgar M., que por aquel entonces tenía 18 años. Era la primera vez que salía sola, después de atravesar un periodo complicado a causa del acoso que sufrió cuando era adolescente.

Una biblia y ropa

Su desaparición generó una gran respuesta popular y el vecindario se volcó en su búsqueda. Pocos días después, un vecino recuperó una biblia y ropa de la chica, perfectamente doblada, en la que las pruebas de laboratorio descartaron restos de sangre.

Edgar M. fue detenido en abril de 2005 y cumplió prisión preventiva hasta julio de ese mismo año, lo que generó una amplia respuesta entre los vecinos de El Morell, que apoyaron su inocencia.