Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre quita la nieve de su coche ante el miedo a que se convierta en una placa de hielo por el descenso de las temperaturas / EP

Poca nieve con temperaturas gélidas en Cataluña para este 11 de enero

Los nubarrones estarán presentes hasta media tarde con escasas precipitaciones

Carlos Manzano
3 min

Cataluña sigue adelante con la ola de frío. Las temperaturas serán ligeramente más bajas este lunes que las registradas el fin de semana, en un ambiente gélido en el que no se esperan grandes nevadas. Los valores oscilarán, durante toda la jornada, entre los -10º y 8º en los Pirineos, entre los 2º y los 8º en el interior, entre los -2º y 10º en el prelitoral, y entre los 0º y 13º en la costa.

El frío y los nubarrones generalizados durante toda la mañana en gran parte de Cataluña no traerán grandes precipitaciones, que podrán darse de forma puntual en algunas zonas del litoral tarraconense y barcelonés. Las nubes irán desapareciendo a partir de mediodía, a excepción del área de Lleida donde podrían ser más persistentes.

Poca nieve

La falta de precipitaciones dejará pocas estampas de postal navideña. El descenso de temperaturas no vendrá acompañado de chubascos, a pasar de que la cota de nieve se mantendrá baja: en los 300 metros. El temporal Filomena comenzará a remitir a partir de hoy y no se esperan nevadas en la costa barcelonesa.

La visibilidad será buena en general. Algunos puntos de las comarcas centrales de Osona, el Moianès, el Bages y la Anoia podrían registrar, como es habitual, algunos bancos de niebla que dejarán dificultades de visión hasta el mediodía.

Viento y alerta en el mar

Los aires de este lunes serán de componente norte y oeste moderados en toda Cataluña. No obstante, podrá soplar la tramontana y el mistral, en el norte y el sur del territorio respectivamente, con algún golpe fuerte.

Los vientos dejarán un mar movido, en el que ya ha sido activado el aviso por peligro de oleaje en la costa del Alt y Baix Empordà. Hasta el mediodía, además, podrá haber peligro moderado en el litoral del Baix Llobregat y el Barcelonès, con olas que superen los dos metros y medio de altura.