Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fuegos artificiales en una verbena de Sant Joan / EP

Las playas del Maresme estarán abiertas la noche de Sant Joan

Los quince ayuntamientos de la comarca reforzarán los efectivos policiales con el objetivo de evitar aglomeraciones e incluso algunos prohibirán las hogueras

4 min

Como cualquier verbena de Sant Joan anterior a la aparición de la pandemia, todos las localidades costeras del Maresme mantendrán sus playas abiertas durante la noche más corta del año. El avance en la vacunación, la apertura de la restauración y del ocio nocturno y anuncios como el que este viernes ha realizado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en relación al inminente fin de las mascarillas en la calle, enfocan a las autoridades municipales a abrir la mano en una fiesta tan arraigada en Cataluña.

Eso sí, reforzarán la vigilancia y los dispositivos policiales para evitar aglomeraciones de personas. Otra cosa será cómo impedir los botellones tan habituales en las últimas semanas. Se antoja una misión imposible ante la falta de efectivos en algunos de estas poblaciones.

Tras la estela de Barcelona

La decisión se ha tomado después de una semana de deliberaciones para determinar si cerraban o no las playas en esta festividad. La decisión del Ayuntamiento de Barcelona de mantener abiertas sus playas ha sido determinante para que finalmente los quince municipios de la costa del Maresme hayan optado por una apertura controlada. Especialmente, después de que fracasara la iniciativa de consensuar una estrategia común en el marco del Área Metropolitana de Barcelona

Sólo el gobierno municipal de Montgat duda todavía sobre qué postura tomar. El restyo, ya tienen claro sus dispositivos de control. Algunos utilizarán sistemas informáticos para controlar el aforo en las playas y otros aumentarán la vigilancia para evitar usos indebidos del espacio, como barbacoas o botellones.

Al contrario que el Baix Llobregat y el Garraf

A diferencia de lo que harán finalmente los municipios metropolitanos del sur, como Gavà, Castelldefels, Viladecans, Vilanova i la Geltrú o Sitges, las localidades del Maresme han optado por abrir sus playas, aunque reforzarán los controles policiales para evitar grandes acumulaciones de personas.

En el caso de Mataró, la capital de la comarca, la Policía Local tiene previsto desplegar un dispositivo específico con el que restringirá la circulación en el paseo Marítimo y velará por que no haya "perturbaciones graves" a la seguridad y la convivencia.

Llamada a la responsabilidad ciudadana

En El Masnou, también se reforzará la presencia policial de forma extraordinaria durante la verbena y el ayuntamiento, que ha apelado a la responsabilidad ciudadana, actuará si observa aglomeraciones.

Los consistorios de Premià de Mar, Vilassar de Mar, Cabrera de Mar, Caldes d'Estrac, Sant Andreu de Llavaneres, Canet de Mar, Sant Pol de Mar, Pineda de Mar, Santa Susanna y Malgrat de Mar seguirán la misma dinámica, con mayores controles policiales para evitar concentraciones y hogueras. En algunos casos, como en Arenys de Mar o Calella, también se pondrán en marcha controles de acceso. Otros municpios como Cabrera de Mar, Canet de Mar y Caldetes han prohibido las hogueras.