Menú Buscar
Un médico con mascarilla observa una muestra de coronavirus / EFE

El plasma, una nueva vía posible para enfrentar el coronavirus

Un investigador de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg detalla el potencial de este tratamiento contra el Covid-19

3 min

Los estudios en busca de una solución para tratar el coronavirus SARS-CoV-2 de una manera efectiva tienen lugar en todos los países desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia. A las vacunas y combinación de medicamentos se suma ahora el plasma.

El responsable del departamento de biología molecular e inmunología de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, Arturo Casadevall, ha anunciado que Estados Unidos ha dado el visto bueno para que en tres o cuatro semanas se empiece a desarrollar un estudio con plasma. Un nuevo método para enfrentar el Covid-19 que podría llegar antes de que empezara a circular cualquier vacuna --que suelen tardar entre 12 y 18 más en recibir el aprobado de las autoridades sanitarias.

Anticuerpos

El plasma no es un método nuevo, ni siquiera un medicamento, lo tenemos en nuestra sangre y lleva los anticuerpos que ayudan a la recuperación de diversas enfermedades virales, porque eliminan al virus. En este sentido, el método consistiría en extraer el plasma, “el líquido” de la sangre --sin glóbulos rojos, ni blancos--, de un donante que haya superado el coronavirus y hacerle una transfusión a un paciente que sigue contagiado.

No sería la primera vez que se usa el plasma para una enfermedad viral, ha resultado efectivo contra el hantavirus en Sudamérica y contra el ébola en África. Se trata de un tratamiento para las personas ya infectadas o un modo de prevención para los individuos expuestos, no es una vacuna. Con una transfusión de los anticuerpos resistentes al SARS-CoV-2 se ofrece una inmunidad pasiva contra el virus, mientras que con las vacunas ésta 'resistencia' es activa ya que se provoca que el organismo genere por si sólo dichos anticuerpos.

China e Italia

Casadevall reconoce que, pese a que China ha obtenido buenos resultados del uso del plasma en pacientes con coronavirus, aún no se ha publicado el estudio. Pero la escuela estadounidense quiere llevarlo un paso más allá y, antes de hacer los trasplantes, evaluar el potencial de los anticuerpos más resistentes de los curados para sólo inyectar el plasma con mayor actividad.

El especialista asegura que ya se ha probado con eficacia en el gigante asiático, que ha enviado 90 toneladas de plasma a Italia donde los contagiados por coronavirus siguen creciendo de manera exponencial con el paso de los días. Admite que, al estar “en una situación de emergencia” sobre “algo con lo que nunca habías experimentado”, se quieren resultados rápidos y sin detenerse “en los pequeños detalles”.