Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Laberinto de Horta de Barcelona / OFICINA DE TURISMO DE CATALUÑA

Planes gratuitos para adultos y niños en Barcelona

La Ciudad Condal dispone de una gran oferta cultural y de ocio para disfrutar en compañía de los más pequeños

María Díaz
6 min

El turismo familiar se ha convertido en los últimos años en uno de los sectores con mayor crecimiento y reconocimiento. En gran medida ha sido gracias al trabajo de la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), asociación que en 2013 logró que se reconociera el Sello de Turismo Familiar como identificador de los puntos turísticos de interés para familias. “El objetivo es ofrecerles un servicio al localizar e identificar los mejores lugares para disfrutar del ocio y el tiempo libre con niños”, afirman en la FEFN. Hoteles, restaurantes, centros culturales y deportivos forman parte de la oferta dedicada a este tipo de turismo. En el caso de Barcelona es posible organizar numerosos planes para hacer con niños y, además, de manera gratuita.

El Museo de Historia de Cataluña, por ejemplo, organiza una ruta subterránea por las calles de la Ciudad Condal. Allí se esconden 4.000 metros cuadrados de yacimientos romanos que se descubrieron con las obras en el barrio Gótico de la ciudad. La entrada a las excavaciones se hace por la Casa Padellàs en la Plaza del Rei y es gratuita los primeros domingos de cada mes, mientras que el resto de domingos lo es a partir de las 15 horas. Este espacio cuenta con una exposición permanente que “ofrece un relato interactivo de la historia de Cataluña desde los tiempos más remotos hasta nuestros días y se complementa con una serie de actividades educativas y lúdicas, talleres y exposiciones temporales”.

Museo de Arte de Cataluña, Museo Marítimo de Barcelona y Castillo de Montjuïc

Domingos con pequeños y mayores es una de las muchas iniciativas culturales que el Museo de Arte de Cataluña, ubicado en Barcelona, ofrece para disfrutar con niños. Según explican sus responsables, “el museo se convierte en un espacio para el desarrollo de las habilidades sensoriales, exploratorias, manipulativas, emocionales y sociales de los niños, los jóvenes y los adultos que les acompañan”. Además, el Museo de Arte de Cataluña cuenta con una de las colecciones más completas de arte románico. En la actualidad alberga muestras del arte del Renacimiento y del Barroco, así como de arte moderno.

Los Jardines de la Tamarita de Barcelona / OFICINA DE TURISMO DE BARCELONA

Imagen de los Jardines de la Tamarita de Barcelona / OFICINA DE TURISMO DE BARCELONA

El edificio de la Reales Ataranzas acoge el Museo Marítimo de Barcelona, un centro cultural muy apropiado para hacer planes con niños. Los responsables del museo acercan la cultura mediterránea a los visitantes con una muestra de pictórica y escultórica marítima, de instrumentos de navegación y de cartografía náutica. El acceso a sus dependencias es gratuito los domingos a partir de las 15 horas. Por su parte, el Castillo de Montjuïc, declarado Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) es una antigua fortaleza convertida en museo que organiza talleres infantiles. A partir de los cinco años de edad, los niños podrán acudir a ellos los sábados, los domingos y los días festivos. Las visitas guiadas por esta fortaleza del siglo XVII están previstas todos los días y la entrada es gratuita los primeros domingos de cada mes y el resto de domingos a partir de las 15 horas.

Jardines de la Tamarita y el Laberinto de Horta

En pleno centro de Barcelona se esconde un lugar que, según los responsables de turismo del Ayuntamiento, “nos transporta a los tiempos en los que la burguesía edificaba sus mansiones rodeadas de jardín en la parte alta de la ciudad”. Viajar en el tiempo en los Jardines de la Tamarita también es un buen plan para hacer con niños. Situados en Sant Gervasi, 47-49, el acceso es público. “Es un buen lugar para descansar y estar tranquilo lejos del ruido de la ciudad”, según cuentan desde el Ayuntamiento de Barcelona. 

Puede que el Laberinto de Horta sea uno de los parques más originales de la Ciudad Condal. Resulta muy divertido para visitar con niños, ya que la distribución de su arboleda de cipreses le hace tener la estructura geométrica de un laberinto. Próximo a la sierra de Collserola, se trata de un jardín neoclásico diseñado en el año 1791 por el arquitecto Domenico Bagutti y su antiguo propietario, Joan Antoni Desvalls i d'Ardena.