Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El pistolero de Tarragona será sometido a una eutanasia a causa de las secuelas que le causaron los Mossos durante su detención / EUROPA PRESS

El pistolero de Tarragona, a la espera de la eutanasia, acusa a los mossos de dispararle sin avisar

Eugen Sabau ha quedado parapléjico a causa de una lesión medular

4 min

El pistolero de Tarragona, Eugen Marin Sabau, que recibió un impacto de bala cuando era reducido por los agentes de los Mossos d’Esquadra tras disparar contra varios excompañeros y un policía durante su huida, asegura que la policía autonómica le disparó sin previo aviso.

Sabau, que sufrió una lesión medular irreversible y ha solicitado por ello la eutanasia, ha declarado este lunes por videoconferencia desde el Hospital Penitenciario de Terrassa, donde permanece ingresado. Sabau, que solo ha contestado a las preguntas de su letrado, ha asegurado que “no le avisó nadie, que le dispararon directamente, sin avisarle ni hablar con él".

Recibió varios disparos

Al vigilante de Securitas que disparó a tres excompañeros de trabajo y a un mosso durante su huida en diciembre del año pasado se le imputan los delitos de atentado, homicidio en grado de tentativa y tenencia ilícita de armas. No obstante, el caso no llegará a juicio después de que la instructora avalara la semana pasada el proceso de eutanasia que ha solicitado.

Sabau recibió varios disparos del Grupo Especial de Intervención (GEI) de los Mossos d’Esquadra durante su detención. El pistolero, que se atrincheró en el interior de una masía abandonada en Riudoms (Tarragona), fue neutralizado por los agentes tras una tensa negociación que acabó en fuego cruzado.

Quedó parapléjico

No obstante, Sabau ha declarado ante el juez que “solo llevaba dos pistolas que en ese momento estaban descargadas”. El pistolero ha recordado que estaba “tumbado en un descampado cuando escuchó un disparo, que le dio en una de las piernas”. Acto seguido, “recibió un segundo disparo en el pecho” y cayó “boca abajo”. Sabau ha expresado que “oyó más disparos y al cabo del rato vio como unos mossos le daban la vuelta y lo levantaban por el chaleco antibalas", se "desmayó y ya se despertó en el hospital".

A causa de estos hechos, el pistolero de Tarragona ha perdido una pierna, que le fue amputada, y está parapléjico. Además, ha declarado que “lleva 45 puntos en la mano, que no puede mover bien el brazo izquierdo, que también lleva tornillos y que no siente el pecho".

No será juzgado

No obstante, tanto los Mossos que participaron en el operativo como el sindicato USPAC –al que pertenece el agente herido— sostienen que el pistolero iba armado y que la policía autonómica insistió en que se entregara antes de neutralizarle. A causa de las secuelas derivadas de su detención, Sabau ha iniciado un proceso de eutanasia que, tras el aval de la justicia, culminará en los próximos meses pese a la oposición de las víctimas.