Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Panorámica del Parque Nacional de Aigüestortes, en el Pirineo catalán / UNSPLASH

El Pirineo catalán: la alternativa para una escapada en lo que queda de verano

Los múltiples parques naturales con gran variedad paisajística hacen de la cordillera un deleite para los viajeros

Esther Figueroa
6 min

La pandemia del coronavirus ha provocado un cambio en las tendencias de los viajeros. Ahora, prefieren los parajes naturales, donde respirar aire libre y alejarse lo máximo posible de las grandes aglomeraciones de las ciudades.

El Pirineo catalán cuenta con diversos parques naturales que forman un universo de naturaleza en estado puro. Ocupando casi la mitad de los Pirineos al completo y con su parte orienal bañada por el Mediterráneo, el Pirineo catalán es un lugar imprescindible para los amantes de la montaña.

El Pirineo ctalán vista con dron / JORDI MARTÍN ROMERO

Parques, montañas y deporte de aventura

Los espacios más representativos de los Pirineos de Cataluña son, entre otros, el Parque Nacional de Aigüestortes y el Estany de Sant Maurici, el Parque Natural del Cadí-Moixeró y la Fageda d’en Jordà.

Para los aficionados de la montaña y de las vistas que ofrecen sus cimas, el Pirineo catalán cuenta con diversos picos como Pica d’Estats (3.143 metros), Pico Verdaguer (3.129 metros) y Pico de Sotllo (3.073 metros). Además, también hay una gran oferta de deportes de aventura, desde esquí hasta rafting, pasando por BTT (bicicleta de montaña).

Dos senderistas disfrutando de una escapada en Aigüestortes y Sant Maurici / EXPERIENCE CATALUNYA
Dos senderistas pasean por Aigüestortes y Sant Maurici / EXPERIENCE CATALUNYA

Aigüestortes y Sant Maurici

Uno de los parques naturales más reconocidos de Cataluña es el Parque Nacional de Aigüestortes y el Estany de Sant Maurici, una joya paisajística por excelencia gracias a su riqueza en flora y fauna. Su distintivo son los bosques de abetos y pinos negros.

También con una gran diversidad de flora y fauna tenemos la Val d'Aran con un clima atlántico que le otorga unos ecosistemas únicos. Además, es uno de los destinos favoritos de los amantes del deporte, ya cuenta con la popular estación de esquí de Baqueira.

cadi
El Parque Natural del Cadí-Moixeró / ELBERGUEDA.CAT

El Cadí-Moixeró

No tan reconocido, pero igual de magnifico, es el Parque Natural del Cadí-Moixeró, que es uno de los parques naturales más extensos de Cataluña. La mayor manera de descubrirlo es mediante una ruta a pie, mejor si es con un guía de montaña que sepa exactamente donde están los partes imprescindibles del parque como la de la montaña Pedraforca.

Respecto a altas cimas, la Pica d’Estats es la más alta de Cataluña con sus 3.143 metros de altura y se encuentra en el Parque Natural del Alt Pirineu, que tiene más de 69.000 hectáreas de terreno.

cap creus
El Parque Natual del Cap de Creus / EFE

Caminos de ronda y humedales

Otros de los atractivos de los Pirineos catalanes son sus caminos de ronda, que eran utilizados antiguamente por los carabineros para vigilar el posible desembarco de mercancía de los contrabandistas. El Parque Natural del Cap de Creus permite disfrutar de la belleza de los caminos de ronda en todo su esplendor por ser un espacio protegido situado en el extremo del litoral catalán, donde las montañas de los Pirineos se sumergen en el Mediterráneo.

Del agua salada pasamos al agua dulce de los humedales del Parque Natural de los Aiguamolls de l’Empordà. Lagunas, carrizales y arenales que forman el hábitat de centenares de especies de aves que viven en tranquilidad en este espacio natural. El viajero puede pasear por los caminos y pasarelas de madera del parque mientras descubre pequeños animales como patos, flamencos o, incluso, cigüeñas.

33 001
Parque Nacional de la Zona Volcánica de la Garrotxa / TURISME GARROTXA

Paisajes únicos en la Península Ibérica

Pero el Pirineo catalán no solo tiene montañas y humedales, sino que también cuenta con el Parque Nacional de la Zona Volcánica de la Garrotxa, un terreno volcánico único en toda la Península Ibérica con más de 40 conos volcánicos. Uno de los destacados y más originales sería el de Santa Margarida, en cuyo cráter se alza una ermita. Además, el parque nacional también tiene un bosque de hayas, conocido bajo el nombre de la Fageda d’en Jordà, cuyas características se acercan a los bosques de los cuentos de hadas.

Además, junto con las joyas paisajísticas mencionadas, también hay que destacar el Parque Nacional de las Capçaleres del Ter i del Freser, que ocupa más de 14.000 hectáreas de territorio. Este incluye enclaves como Vall de Núria y la estación de esquí de Vallter 2000.