Menú Buscar
Imagen de un ordenador con una web de descargas ilegales, una web de piratería / EP

La piratería busca nuevas vías de negocio en las redes sociales

El consumo de contenidos ilícitos a través de buscadores desciende mientras aumentan los accesos por medio de Facebook y Youtube

27.04.2019 00:00 h.
8 min

El consumo de contenido ilícito sigue bajando. La industria ilegal registró 4.348 millones de pinchazos el último año, lo que equivale a un descenso del 3%. La disminución acumulada entre 2015 y 2018 es del 12%. Sin embargo, destaca un dato curioso: cae el acceso a estos productos a través de buscadores (Google), pero crece en la misma proporción en aplicaciones y redes sociales (Facebook y Youtube, especialmente).

El Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2018 recoge que seis de cada diez consumidores (60%) utilizan buscadores para acceder a contenidos ilícitos (siendo Google, con el 94% de las respuestas, el más utilizado). Ello supone un descenso de 15 puntos con respecto al anterior ejercicio. En paralelo, el acceso a través de apps se sitúa en el 22% (cinco puntos más), y el redes sociales (Facebook y Youtube se llevan el 56% y el 43% de las respuestas), en el 21%, 11 puntos más.

[CONSULTE AQUÍ EL OBSERVATORIO DE LA PIRATERÍA 2018]

Medios legales para actividades ilegales

La directora de La coalición de creadores e industrias de contenidos, Carlota Navarrete, reconoce que en “Facebook hay profesionales” de la piratería y asume la existencia de aplicaciones de “intercambio de archivos ilegales”. Remarca que se hace uso de “redes sociales legales, o buscadores, para hacer una actividad ilegal”. Pero todos los actores implicados están trabajando para evitarlo.

En la misma línea, cinco de cada diez consumidores (52%) que acceden a contenido ilícito no saben distinguir entre plataformas legales e ilegales, según el informe.

Más oferta legal

Preguntada por el descenso generalizado de la piratería, Navarrete declara a Crónica Global que no hay una causa única; destaca tres razones. La primera es el “éxito” del cierre de “páginas importantes” de piratería, que se traduce en menos contenidos ilegales. La segunda es el aumento de la oferta legal –cabe señalar que uno de cada tres hogares conectados a internet utiliza plataformas de pago para ver archivos multimedia en línea, según datos de la CNMV–. Y tres, las campañas de concienciación.

Suscriptores de Netflix

Suscriptores de Netflix / CG

La profesora de la UOC experta en plataformas audiovisuales Elena Neira afirma, en esta línea, que “la oferta legal por internet está dinamitando al público pirata”. La catedrática de Propiedad Intelectual y profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, Raquel Xalabarder, añade que “cuanta más oferta legal haya, menos necesidad tendrá la gente de buscar contenidos piratas”. Según ella, la gente al principio pirateaba porque no tenía manera de conseguir contenidos legales y lícitos.

Aumentan los accesos ilícitos a las novedades

No obstante, se puede producir una paradoja. El fútbol es un ejemplo de ello: el volumen de accesos ilegales a partidos cayó un 5% en 2018, hasta los 107 millones de encuentros. Sin embargo, el valor de éstos aumentó un 12%, hasta los 398 millones de euros. ¿Cómo es posible? Crece la oferta legal, con varias plataformas que ofrecen este deporte a precios más o menos asequibles, pero hay que contratar distintos productos para ver todo el balompié. “Puede que el usuario haga un consumo legal pero, si le falta un partido, consumirlo pirata”, analiza Navarrete. Éste acostumbra a ser un duelo futbolístico llamativo.

La directora de La coalición también constata que se ha disparado el consumo pirata de nuevos productos. Por ejemplo, el acceso ilegal a música recién salida del horno (hasta un año) ha crecido 20 puntos en un año, hasta el 68%; se mantiene el de películas (58%); se incrementa en 17 puntos el de videojuegos, hasta el 62%; y mengua 13 puntos el de las series, hasta el 62%. “La gente [antes] tal vez no tenía tanta capacidad para acceder a todo; hoy, quieren ver la última novedad”, explica. Estos pinchazos sobre los estrenos son los que causan el mayor perjuicio económico a la industria. Pide “medidas rápidas”.

valor pirateria

Volumen de contenidos pirateados y su valor / OBSERVATORIO DE LA PIRATERÍA 2018

En esta línea, explica que la Ley de Propiedad Intelectual ha sufrido tres mejoras sucesivas desde el 2011. La última, la de marzo del corriente, agiliza la aplicación de todos los mecanismos para cortar cuanto antes la comercialización ilícita de contenidos de terceros. Augura, por ello, un mayor descenso de la piratería en el próximo observatorio, aunque “la piratería se reinventa y se replica”. A modo de ejemplo, subraya que en Italia se han cerrado 880 páginas desde 2013; en España, 24, por la lentitud de los procedimientos.

Más datos. Según los cálculos del observatorio, “la industria de los contenidos en España emplea a 83.925 trabajadores directos”. Sin piratería, habría cerca de 22.000 puestos más, a los que habría que añadir cinco trabajos indirectos por cada uno de ellos. Es decir, 131.262 empleos en total. Además, este consumo ilícito implica que las arcas públicas dejan de ingresar 638 millones entre IVA, IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social. Música y películas son los sectores más perjudicados, si bien el daño para toda la industria fue de 1.923 millones de euros en 2018.

Las webs piratas venden tus datos

Finalmente, hay que señalar que las webs piratas se financian sobre todo con publicidad y con venta de datos. En el último año, casi siete de cada diez consumidores que accedieron a contenidos ilícitos tuvieron que darse de alta por correo electrónico (76%), teléfono (23%) y cuestionarios de opinión (23%). Nueve de cada diez tuvieron que aceptar cookies. Y dos de cada diez pagaron por el contenido descargado en estas páginas.

campana contra pirateria

Campaña contra la piratería en cultura / EP

Las principales razones que alegan los que piratean son la rapidez y la sencillez y la ausencia de consecuencias legales. También sostienen que las medidas más efectivas para acabar con estas prácticas son el cierre de las páginas web (75% de las respuestas), sanciones a los proveedores de internet (71%), multas a los usuarios (54%) y restricciones de internet a los consumidores (54%).

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información