Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la detención del conductor 'kamikaze' de Pineda de Mar / CG

Pineda de Mar: la tragedia que no fue

Un perturbado entra a toda velocidad al mercadillo municipal con su coche: la policía le detiene disparando al vehículo

4 min

Se rozó la tragedia. Un conductor temerario sembró el caos en Pineda de mar (Barcelona) ayer miércoles, 9 de septiembre. Solo la suerte y la pericia de la Policía Local impidieron que hubiera víctimas mortales, pues el perturbado entró a la zona del mercadillo municipal con su vehículo a toda velocifad. Los agentes consiguieron detenerlo bloqueando el paso con sus coches patrulla. Uno de ellos llegó a disparar a la rueda del bólido para inmovilizarlo.

Lo cuenta Carles Santacreu, inspector jefe de la Policía Local de Pineda. "A media mañana llega un aviso por presunta conducción irregular de un vehículo, como la de un conductor ebrio. Los agentes localizan el coche, le hacen un seguimiento y le dan el alto, para comprobar que su conductor no estaba bajo los efectos del alcohol, sino que presentaba algún tipo de alteración psicológica. Al estar incapacitado para conducir, se le hace bajar lleva el coche al depósito", ha explicado el funcionario. "Al poco rato, los trabajadores del depósito municipal escuchan un ruido y van a comprobar de qué se trata", ha agregado.

"Salió del depósito a toda velocidad: se llevó el coche"

La plantilla no dio crédito a sus ojos cuando comprobó que el individuo que conducía de forma sospechosa había entrado en el depósito cortando la valla de acceso. Tras ello, accedió a su coche, lo encendió y se dio a la fuga, causando daños en la instalación pública. De nuevo, la Policía Local de Pineda fue avisada y movilizó a sus efectivos.

Los agentes siguieron al varón un rato por diversas calles del municipio, hasta que el bólido entró en la zona del mercadillo --mercado no sedentario-- que tiene lugar cada miércoles en la localidad costera catalana. Ante el peligro para los bienes y las personas, los efectivos policiales trataron de cortar el paso al fugado con sus coches patrulla. Durante las maniobras de uno y otros, uno de sus agentes sacó su arma reglamentaria y disparó al neumático del coche huido.

Enfrentamiento en las calles

Según el inspector Santacreu, los agentes tuvieron que "sacar a la fuerza el hombre del coche, ya que éste se resistía, y proceder a su detención". La intervención no acabó en ese momento. "Se produjo el efecto mirón, ya que el arresto tenía lugar en la zona del mercado no sedentario. Varias personas se arremolinaron en torno a los agentes y protestaron contra la detención al grito de déjenlo, no ha hecho nada", ha admitido el cargo policial. Otros vecinos, no obstante, aplaudieron la actuación de los funcionarios. En un momento dado se produjo un encontronazo entre partidarios y detractores del arresto.

El conflicto no fue a mayores y la Policía Local se llevó al hombre. Éste no fue detenido, sino que fue trasladado en una ambulancia escoltada por la policía al área de Psiquiatría del Hospital de Mataró. Permanece allí ingresado. El cuerpo municipal de seguridad le acusará de varios delitos, incluyendo un tipo penal contra la seguridad del tráfico, daños (al depósito) y resistencia a la autoridad.

Destacadas en Vida