Menú Buscar
'Caso Cursach': el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán, en una imagen de archivo / EFE

Piden detener al juez y al fiscal del 'caso Cursach' por coacción a la testigo clave

Una de las citadas a declarar aporta conversaciones de WhatsApp en las que los juristas le indican cómo debe proceder

8 min

“[El juez] Penalva y [el fiscal] Subirán mienten. El grupo de blanqueo miente. Han mentido. Hay presos injustamente. Y quiero que me detengan. Me metan en prisión y se investigue. Y si miento, me quedo dentro”. Así se pronunciaba en las redes sociales uno de los abogados del caso que investiga la presunta trama de extorsión urdida en Mallorca por el empresario del ocio nocturno Bartolomé Cursach para granjearse la protección de instancias policiales y políticas.

Sus palabras tan sólo eran un anticipo del vuelco que se ha producido en la causa, cuyo foco lo centran ahora los investigadores del caso a raíz de las coacciones que habrían ejercido sobre una testigo clave para que ésta declarase de acuerdo a sus indicaciones.

Tanto es así que el abogado, José Ignacio Herrero, junto a otro letrado del procedimiento, Vicente Campaner, han presentado una ampliación de querella a la que anteriormente habían interpuesto contra juez y fiscal para solicitar la detención de Manuel Penalva y Miguel Ángel Subirán y la puesta en libertad de todos los presos que en la actualidad se encuentran en prisión preventiva a raíz de estas diligencias.

La testigo involucró a dos cargos del PP en orgías

Según el escrito, al que ha tenido acceso Crónica Global, ambos presionaron de forma “espeluznante” a una prostituta, principal testigo de la causa, que situó al exdelegado del Gobierno en Baleares y expresidente del PP de Palma José María Rodríguez y al diputado de esta formación Álvaro Gijón en las orgías que Cursach, en la cárcel desde el pasado mes de marzo, habría organizado en una de sus fincas y donde se habrían fraguado parte de los favores con los que el considerado rey de la noche mallorquina habría agasajado a quienes le amparasen en sus negocios.

Meses después de la confesión, que generó un amplio revuelo tanto dentro como fuera de Baleares, la testigo asegura que procedió de este modo siguiendo las instrucciones de juez y fiscal. La ampliación de la querella recoge, de hecho, grabaciones de audio y conversaciones de WhatsApp entre la joven, el fiscal y el juez. Los abogados firmantes aseguran que son reveladores de actitudes que “nada tienen que ver con la instrucción por delitos, sino que acreditan que las declaraciones se construyen, en secreto y a sabiendas, con el único fin de defender datos esenciales que dan lugar a la falsedad de lo narrado en los autos, y que sea imposible para las defensas su ataque. En definitiva, falsear la verdad para construir una incriminación”.

El juez, a la prostituta: "A ver cómo atamos los cabos sueltos"

Entre los diálogos, que la testigo entregó recientemente a ambos abogados para denunciar su situación, se encuentran mensajes de aliento del magistrado hacia ella: “Ánimo, María José”, “nosotros nos creemos lo de la agenda (en la que la dueña de un prostíbulo al que supuestamente acudían los altos cargos del PP --cuyos servicios eran abonados por Cursach-- dejó apuntados sus nombres) pero me da miedo que estos hijos de puta consigan sembrar la duda sobre su autenticidad y a quien hay que convencer es al tribunal”, y “cuando quieras y puedas a ver cómo atamos los cabos sueltos para que no te dejen por mentirosa”.

Asimismo, en uno de los archivos de audio entregados por los abogados, el fiscal le traslada a la testigo: “No te escandalices… la policía va a concluir, no ya si dices la verdad o si mientes, que eso es lo de menos, lo que va a concluir es que estás acojonada”. En otro momento, ella le dice: “Cuándo no he hecho lo que me habéis dicho, incluso el peor día es cuando lo hice mal en una declaración y os cabreasteis mucho en un careo”.

El fiscal le garantizó que "saldría victoriosa"

El representante del Ministerio Público llega a espetarle a la testigo, según la ampliación de la querella, que “a partir de ahora va a hacer todo lo que él diga y así va a salir victoriosa”. “Aquí estoy por culpa de vosotros”, incide ella.

El escrito relata que la joven fue testigo de cómo el fiscal, el instructor y los agentes del grupo de blanqueo hablaban sobre haber manipulado la escopeta que hallaron en la vivienda de Cursach “con la intención de que no pudiera identificarse el origen de la misma. Escuchó que era un obsequio de un torneo”. Se da la circunstancia, sin embargo, de que se ha abierto juicio oral contra el empresario por tenencia ilícita de armas al apuntar los investigadores que la escopeta “viene de Rumanía”.

Concentración ante los Juzgados de Palma

La evidencia de todos estos hechos, subrayan los abogados, es “flagrante”, motivo por el que solicitan ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) el arresto de juez y fiscal. Este lunes, además, está prevista una concentración ante los Juzgados de Palma en la que, tal y como señala Campaner, se protestará por el hecho de que se hayan “manipulado e inventado pruebas” y, como consecuencia, haya sido arrestada “gente inocente”. “Exigiremos que se haga justicia de una vez por todas”, sentencia.

Hasta el momento, tanto los investigadores como numerosos testigos han vinculado a Cursach, propietario de las discotecas más exclusivas de las islas, conocidos macrogimnasios y hoteles ubicados en puntos estratégicos, con una trama de extorsiones y amenazas. Éstas se dirigían a empresarios que trataban de hacerle sombra, y no faltaban sobornos en metálico y sexo en locales de alterne, destrucción de pruebas y preavisos de inspección por parte de policías locales que hacían la vista gorda ante las supuestas irregularidades.