Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista exterior de la Audiencia de Girona, donde se ha juzgado a un profesor de danza por abuso sexual a un alumno / EP

Piden cuatro años por abuso sexual después de que el acusado reconociera los hechos

El fiscal también solicita cinco años de libertad vigilada en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia de Girona contra un hombre de 33 años

3 min

La Audiencia de Girona ha juzgado este miércoles a un hombre de 33 años por abusos a una joven a la salida de una discoteca la madrugada del 22 de diciembre de 2019. La fiscalía, que inicialmente solicitaba seis años de prisión, ha pedido finalmente cuatro y una indemnización de 6.000 euros para el acusado por obligar a una joven "en estado de semiconsciencia" a realizarle una felación al haber reconocido los hechos. 

En la vista oral, el hombre ha reconocido que conoció a la víctima la misma noche de los hechos y que, sobre las 6:15 horas, salieron del local y fueron a las escaleras que hay situadas en el acceso posterior del edificio de los juzgados de la ciudad. Según el escrito de Fiscalía, la joven se encontraba “con sus facultades psíquicas disminuidas por la ingesta previa de alcohol” y el acusado, prevaliéndose de ello, abusó de ella.

Alega problemas con la bebida

El agresor fue sorprendido por una pareja que se encontraba fuera de la discoteca y que ha declarado en el juicio para atestiguar que se produjo la felación y que la víctima "no estaba en condiciones". Esta pareja interpeló a la joven que no pudo contestarles a causa de su estado etílico e intentaron retener al acusado. Este ha reconocido que regresó a la discoteca, donde fue detenido poco después por los Mossos d'Esquadra. El procesado ha declarado que también había consumido alcohol, que tiene lagunas de memoria y que anteriormente ya había tenido problemas con la bebida, por lo que sigue un tratamiento.

La víctima no ha declarado porque el acusado ha dicho en su último turno de palabra que estaba arrepentido, ha reconocido los hechos y ha sostenido que aquella noche iba borracho, y la fiscal le ha apreciado esa afectación por consumo de alcohol. Finalmente, el ministerio público ha pedido cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual con acceso carnal en cavidad bucal, cinco años de libertad vigilada y que, durante ocho años, no se pueda acercar a menos de cien metros de la joven.