Menú Buscar
Un vehículo de la Guardia Urbana, cuerpo al que pertenece el policía acusado de pegar a un hombre vestido de payaso / CG

Piden cárcel para un policía por pegar a un hombre borracho vestido de payaso

Ocurrió en la noche de Halloween de 2016 cuando la persona disfrazada acudió a comisaría para denunciar un robo

3 min

La Audiencia de Barcelona juzgará la próxima semana a un agente de la Guardia Urbana de la capital catalana que se peleó con un hombre vestido de payaso en la madrugada del 1 de noviembre de 2016, la noche de Halloween, y al que acabó arrancándole dos dientes a porrazos.

La víctima, Carlos M. F., iba disfrazado "con la cara pintada, bebido y alterado por haber sufrido un robo", según la Fiscalía. Por este motivo, se presentó en la comisaría de la Guardia Urbana de la Estación del Norte para interponer una denuncia.

Un payaso armado con un cono de tráfico

Allí le atendieron dos agentes, uno de paisano, y otro uniformado llamado Rafael L.Z., que fue quien acabó lesionándole. Estos le indicaron que debía ir a la comisaría de los Mossos a denunciar y antes a un hospital a curarse las heridas y a que le facilitarán en parte de lesiones.

Ante la insistencia del hombre disfrazado, que presentaba un evidente estado de embriaguez, en que los policías formalizaran la denuncia, los tres empezaron a discutir y a empujarse mutuamente, en lo que sin duda debió dejar una imagen surrealista. Más después de que el hombre ataviado de payaso cogiera un cono de tráfico y amenazara el agente ahora procesado, lo que provocó un forcejeo entre ambos. Ante esa situación, el guardia sacó su porra reglamentaria y comenzó a golpear a Carlos M. F. en la mandíbula "con la intención de menoscabar su integridad física".

El Ayuntamiento, responsable civil subsidiario

Finalmente los dos policías lograron reducir al hombre disfrazado. A consecuencia del altercado, el agente de paisano sufrió una erosión en la rodilla mientras que el hombre disfrazado sufrió una herida en la boca por la que perdió dos dientes y estuvo 50 días sometido a tratamiento médico y le ha quedado una cicatriz leve en el labio.

El juicio se celebrará en la Audiencia de Barcelona y la Fiscalía pide una multa de 5.040 euros para el hombre con traje de payaso por un delito de resistencia a la autoridad, mientras que reclama dos años de cárcel para el agente de la Guardia Urbana por un delito de lesiones. Además, culpa al Ayuntamiento de Barcelona como responsable civil subsidiario por las lesiones y secuelas que sufrió la víctima, que le supusieron un desembolso de más de 2.300 euros.