Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Captura de pantalla 2021 03 04 a las 15.32.05

Piden cinco años de cárcel para un experto en artes marciales por la agresión racista en Sant Andreu

El fiscal de delitos de odio considera que el atacante sentía aversión hacia el "color, rasgos faciales y origen" de las víctimas

4 min

El fiscal de delitos de odio, Miguel Ángel Aguilar, solicita cinco años de prisión para el experto en artes marciales que el 7 enero de 2020 agredió a dos jóvenes, uno senegalés y otro magrebí, en el distrito de Sant Andreu, en Barcelona.

Según consta en el escrito de calificación del ministerio público, en esa fecha, las víctimas caminaban por la calle Garcilaso cuando se cruzaron con el acusado, M.G.S. Este "reparó en las características morfológicas de ambos, retrocedió y les abordó, gritándoles: '¿qué miráis?; ¿tú que miras negro de mierda?' ". Tras ello, propinó dos puñetazos y un rodillazo en la cara a uno de los jóvenes, mientras le sujetaba la cabeza con las manos.

Puñetazos y patadas en la cabeza

Cuando el otro joven trató de ayudar a su amigo, prosigue la fiscalía, recibió un puñetazo en la cara. Fue entonces cuando comenzaron a correr para escapar de su agresor, quien les persiguió al grito de: "¡Ahora la habéis cagado, estáis muertos!". Los golpes continuaron: cuando una de las víctimas cayó al suelo en su huida, M.G.S. "aprovechó para propinarle multitud de patadas en la cabeza y otras partes del cuerpo hasta que lo dejó inconsciente".

A consecuencia de ello, el agredido sufrió un traumatismo craneoencefálico, con fractura, así como un hematoma epidural asociado a la misma. También una hemorragia cerebral, por lo que permaneció ingresado en el hospital y tardó en curar más de nueve meses. El otro joven sufrió varias heridas en el labio.

Experto en artes marciales

Según detalla el fiscal, el acusado, aprovechó su conocimiento de artes marciales para "disminuir notablemente las posibilidades de defensa de sus víctimas, dejando inconsciente a una y fuera de combate a otra". Sostiene además que M.G.S. siente aversión hacia el "color, rasgos faciales y origen" de los dos jóvenes y que ese fue el motivo por el que los atacó.

Por todo ello, Aguilar solicita cinco años de prisión para el acusado por un delito de lesiones, así como orden de alejamiento de las víctimas. Con una duración de siete años en el caso del joven que acabó hospitalizado, y de seis meses del otro agredido.

Cinco años de prisión

También dos meses de multa con cuota diaria de 12 euros por las lesiones, y en concepto de responsabilidad civil por las mismas solicita que M.G.S. indemnice con 31.500 euros a uno de los jóvenes --el que resultó herido más grave--, y con 1.035 al restante. Por esta causa, el acusado permaneció en prisión provisional entre el 23 de enero y el 10 de febrero del pasado año.