Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Audiencia de Barcelona condena a prisión permanente revisable al hombre que dejó morir a su mujer / CG

Piden 12 años de cárcel para el okupa que mató a su compañero de piso con un tubo de goma

Víctima y acusado se enzarzaron en una fuerte discusión en la vivienda que compartían en la Ciudad Condal y se agredieron mutuamente

3 min

Este lunes ha arrancado en la Audiencia de Barcelona el juicio con jurado popular contra un okupa que, en el marco de una fuerte discusión, mató a su compañero de piso con un tubo de goma.

Los hechos se remontan al 27 de junio febrero de 2019 cuando el acusado, natural de Países Bajos y sin antecedentes penales, y la víctima, de Guinea Bissau, comenzaron una acalorada discusión en la vivienda que ambos habían okupado en la Ciudad Condal.

Le causó heridas en el pecho

Durante esta trifulca, ambos se agredieron mutuamente hasta que el procesado cogió una barra de goma de 80 centímetros de longitud y golpeó a su compañero en el pecho, causándole varias heridas.

El acusado huyó de la casa que compartían mientras que la víctima, herida de gravedad, consiguió salir a la calle y pedir ayuda. Ya en la vía pública se desplomó y, aunque recibió la atención de los servicios médicos, no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

La defensa alega que fue “un accidente”

El Ministerio Fiscal mantiene que la víctima ejerció sobre el acusado un grado de violencia durante la discusión que el procesado llegó a temer por su propia vida, por lo que actuó en defensa propia. No obstante, considera que las lesiones que le causó fueron “desmesuradas”, siendo consciente de que podrían causarle la muerte, por lo que lo consideran autor de un delito de homicidio.

La acusación particular, en representación de la mujer de la víctima, sostiene la misma teoría pero pide para él 13 años de prisión, uno más que el Ministerio Fiscal. Por su parte, la defensa sostiene que el acusado admitió los hechos y colaboró en todo momento con las autoridades en el esclarecimiento de los hechos, lo que da muestra de que fue un accidente.

Tenía a mano armas más lesivas

La defensa ha explicado que los hechos sucedieron muy rápido y que el procesado no pudo reflexionar sobre el daño que le estaba infligiendo a su compañero. En la misma línea, sostiene que su defendido no quería acabar con la vida de su compañero, porque aunque tenía a mano armas más lesivas, como tijeras y otros utensilios, no las utilizó, sino que se defendió con un tubo de goma.

El abogado considera este extremo una pieza clave en el juicio e insiste en que se trató de un accidente, por lo que ha solicitado para él la libre absolución.