Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El combustible ha impulsado el IPC de agosto hasta el 1,6%, dos décimas más que el mes anterior / EFE

La revalorización del petróleo marca la subida de precios de 2017

El encarecimiento de esta materia prima aumentará el coste de los carburantes y posiblemente de la factura de la luz

4 min

Una de las tradiciones navideñas que resulta menos entrañable a los ciudadanos es la subida de precios que tiene lugar a partir de Año Nuevo. Y 2017 no será una excepción. En esta ocasión, el principal responsable de la carestía será la revalorización del petróleo, que, aunque afectará a diversos productos, incidirá sobre todo en los carburantes y la energía.

La causa de que se encarezca esta materia prima estriba en que se limitará su producción en enero del año entrante. Si bien esto provocará, previsiblemente, que la cotización del petróleo suba a lo largo del año, aún no es posible establecer en qué medida. Por idénticos motivos se incrementará el precio del gas, cuya tarifa del último recurso (TUR) aumentará una media del 3,5%.

Billetes de avión más caros

La onda expansiva del encarecimiento petrolífero no acaba ahí, y probablemente acabe alcanzando a la factura eléctrica. Y es que, mientras que la parte regulada por el Gobierno se mantendrá congelada, la que depende de las eléctricas podrá variar en función del gas y el petróleo. Otro sector que posiblemente aumente sus precios sea el de las aerolíneas, que podrían compensar el coste del combustible subiendo los billetes.

Ya sin vinculación con el petróleo, el precio de otro recurso fundamental, el agua, podrá subir –aunque también bajar– según las comunidades. No en vano, un estudio reciente ha revelado que las diferencias territoriales en este campo alcanzan el 349,3%.

Tabaco y alcohol de alta graduación

Y si los servicios básicos suben, también lo hacen productos como el tabaco o las bebidas alcohólicas. Tras anunciar Hacienda que elevará un 2,5% los impuestos especiales de los cigarrillos, las marcas han respondido aumentando sus precios. De este modo, las cajetillas de Marlboro, Chesterfield y Fortuna costarán diez céntimos adicionales. Por lo que respecta al alcohol, la tasa afectará a los licores de mayor graduación como ginebra, whisky o ron, que se gravarán un 5% más. El impuesto también incluirá más adelante a las bebidas azucaradas.

Este tampoco será el año de los que deseen adquirir una vivienda, que tendrán que desembolsar cantidades mayores que antaño debido a la bonanza del sector. En cuanto a los que, más modestos, deseen hacerse con un móvil, los expertos creen que en 2017 los precios de las líneas aumentarán, pero a cambio de más prestaciones.

Metro y bus no variarán

El ámbito de los transportes, sin embargo, sí que reportará más alegrías a los ciudadanos, al menos a los que vivan en las grandes ciudades. Ni Barcelona ni Madrid subirán el precio de los abonos de metro y autobuses. En lo referente a las tarifas de taxi, seguirán invariables en ambas ciudades. Por último, el peaje de las autopistas bajará por segundo año consecutivo, haciéndolo un 0,4% de media.

Destacadas en Vida