Menú Buscar
Vecinos trabajan en las tareas de limpieza y desescombro en una bodega totalmente arrasada en L'Espluga de Francolí (Tarragona) por las lluvias en Cataluña / EFE

Cuatro personas siguen desaparecidas a causa de las lluvias en Cataluña

Diversas carreteras permanecen cortadas y el servicio de trenes de cercanías de Cataluña ofrece alternativas en autobús a los pasajeros en los tramos afectados por el temporal

Elena Cuevas / Gerard Mateo
5 min

Los Bomberos de la Generalitat siguen buscando, 48 horas después, a cuatro desaparecidos tras el temporal que regó, anegó y arrasó con algunas zonas de Cataluña. Se trata de dos personas que se hospedaban en una caravana en Vilaverd (Tarragona), otra que estaba dentro de un coche en L'Espluga de Francolí (Tarragona) y un camionero del que se perdió el rastro en el mismo municipio. Además, el miércoles se conoció la muerte de un hombre arrastrado por el agua en el Maresme, y el jueves por la tarde se ha hallado el cadáver de otro hombre en el puerto de Tarragona --que acompañaba al desaparecido en L'Espluga de Francolí--.

Es la nota más negra del paso de la DANA por una región que todavía calcula las pérdidas y el coste de los destrozos, y que mantiene algunos tramos cortados al tráfico y al transporte. En la tarde del jueves, todavía había seis carreteras afectadas por las consecuencias del temporal, y la provincia peor parada es Lleida.

Las carreteras cortadas tras el paso de la DANA

Las carreteras cortadas en Lleida son la C-230 en la capital de la provincia; la LV-7022 en Puigverd, y la LV-7031 entre Borges Blanques y Cervià de Ter, mientras que hay tráfico lento en la L-200 en Floresta. 

En la provincia de Barcelona, a las 20.30 del jueves no hay ninguna vía afectada por el temporal, ni tampoco en Girona; en Tarragona hay inundaciones en la TV-3143 en Riudoms y desprendimientos en la TV-1421 en Picamoixons.

Trenes afectados

El servicio de Rodalies también ha reportado incidencias en varias líneas de tren por causas similares. 

Fuertes lluvias en Cataluña /CG

Dos de las líneas más afectadas son la R13 y la R14 debido a las consecuencias de las fuertes precipitaciones en el tramo entre Lleida y L'Espluga de Francolí –el caudal del río Francolí se multiplicó por 1.000–. El servicio de trenes entre las dos localidades ha sido cancelado y se ha habilitado una "programación especial" de transporte "para facilitar la movilidad de los clientes". 

Traslados por carretera

El trayecto Lleida-Barcelona de las líneas R13 y R14 comenzará a las 12.30 horas hasta "que duren las tareas de reparación", según ha comunicado Renfe. El cambio horario no afecta a dichas líneas en el sentido contrario (de la capital catalana hacia la ilerdense), que mantendrá su primer tren a las 6.47. Los tramos entre L’Espluga de Francolí y Barcelona de ambos trenes de Rodalies también se mantiene con los horarios habituales. 

Sin embargo, la conexión del servicio entre Lleida y L'Espluga se realizará por carretera. En sentido L'Espluga, "será necesario avanzar los horarios de salida" desde Lleida, Puigverd, Juneda, Borges Blanques, La Floresta, Vinaixa y Vimbodí ya que la empresa de trenes quiere "garantizar el enlace con los horarios habituales de salida" de convoyes desde esta localidad. Es decir, que los convoyes llegarán hasta L'Espluga en su horario habitual y se prestará el servicio en autobús hasta Lleida, lo que "supone un incremento del tiempo de viaje" de unos 50 minutos.

Impacto en la R12, R1 y RG1 

Otro tramo afectado es el que se encuentra entre Bell-lloc y Mollerussa, lo que afecta a la línea R12 de cercanías de Cataluña. La acumulación de agua en la catenaria ha forzado a la compañía a ofrecer un servicio alternativo por carretera entre Lleida y Calaf.

Por otra parte, a primera hora de la mañana del jueves, el perfil de Rodalies en Twitter avisaba de que tanto la línea R1 (Molins de Rei-Maçanet Massanes, por Mataró) como la RG1 (L'Hospitalet de Llobregat-Figueres/Portbou) contaban con afectaciones "derivadas del temporal sufrido" en Cataluña, lo que daban lugar a retrasos que podían superar los 15 minutos. El servicio ha quedado normalizado alrededor de las siete de la tarde.