Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una niña y su perro en un camino salvaje / CG

Un perro guía hasta su domicilio a una bebé de 18 meses que se había escapado de casa

La Policía Local de Altafulla siguió a la mascota hasta encontrar el domicilio de la pequeña. La madre no se había dado cuenta de su ausencia

4 min

Una familia pasea a su perro a diario junto a su bebé de apenas 18 meses en la localidad de Altafulla, en Tarragona. Una rutina cotidiana que la pequeña quiso repetir ayer martes aunque, en esta última ocasión, decidió salir sola y sin la vigilancia de un adulto.

Un vecino de la zona miró extrañado a la pequeña y decidió llamar a la Policía Local al ver que nadie la acompañaba en su aventura. Estuvo junto a ella hasta que llegó una patrulla policial --al momento y con máxima prioridad al tratarse de una menor--. Pero nadie sabía quién era ni de dónde se había escapado y, por si la situación no era ya de por sí compleja, la pequeña aún no sabe hablar.

El perro salvó la situación

La patrulla de la Policía Local trató de averiguar dónde vivía la bebé aventurera, aunque sin suerte. Los agentes confiaban en que algún gesto les pudiera dar una pista, pero no fue así. Además, ninguno de los vecinos conocía a la pequeña ni al perro, por lo que la situación era bastante complicada.

Fue el perro quien tiró de las riendas y encontró la solución al problema. Los agentes desistieron en su intento por averiguar la casa de la niña, aunque estaban convencidos de que no podía venir de muy lejos, por lo que dejaron a la mascota continuar su camino que, como no podía ser de otra forma, acabó en la puerta de su casa.

La pequeña llegó sana y salva

La casa de la bebé estaba a unos 100 metros de distancia del lugar al que acudieron los agentes. La Policía llamó a la puerta y salió la madre, que se encontraba en casa y no se había percatado de la ausencia de la pequeña. Dentro, había otra niña de unos tres años de edad. Al parecer, la puerta habría quedado mal cerrada y la niña aprovechó para salir sin hacer ruido. 

La madre dio las gracias a la patrulla policial y quitó hierro al asunto al asegurar que siempre hacen el mismo recorrido y, a malas, el perro sabía cómo volver a casa. Una explicación que no bastó a la Policía Local de Altafulla, quienes valoraron la situación de muy delicada y decidieron redactar un informe sobre lo ocurrido para, posteriormente, derivarlo al departamento municipal correspondiente al considerar que la situación laboral y de conciliación familiar han dejado sin vigilancia a la niña de 3 años y a su hermana pequeña.

">