Menú Buscar
Un grupo de personas pilotan un dron / EFE

La permisividad con los drones avanza a marchas forzadas

El nuevo proyecto de Real Decreto, que pretende renovar la normativa de 2014, es más laxo, aunque el sector lo considera insuficiente

12.11.2016 00:00 h.
6 min

La falta de Gobierno desde el diciembre pasado hasta hace 10 días dejó la actividad legislativa bajo mínimos en España. Ahora, la formación del nuevo Ejecutivo ha desencallado propuestas en algunos ámbitos. Una de ellas es la que pretende sustituir la actual regulación sobre drones y otros dispositivos pilotados por control remoto.

Se trata de un proyecto de Real Decreto que todavía tiene que pasar por un periodo de alegaciones abierto al público (hasta el 22 de noviembre) y un trámite legislativo que puede alargarse. La normativa vigente es la Ley 18/2014. Los cambios que propone el Ministerio de Fomento con la nueva propuesta apuntan hacia una mayor permisividad.

Desde la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) aseguran que el borrador se ha elaborado "en colaboración con el resto de países europeos que cuentan con una norma". De esta manera pretenden crear un marco lo más unificado con el resto de Estados comunitarios para que, "cuando la Unión Europea acuerde la norma común del uso de drones, la adaptación sea inmediata". El sector también ha colaborado en la nueva propuesta, según AESA. Sin embargo, las empresas reciben este primer borrador con reticencias.

Pequeños pasos

El avance es innegable, pero cómo se acabará por definir la nueva regulación todavía es una incógnita. “Peor de lo que estábamos antes no será, pero todo va muy lento”, afirma Jordi Muns, consejero delegado de la empresa de drones centrada en producción audiovisual DFly Vision. La legislación busca adaptarse a contracorriente a una realidad que va unos pasos por delante.

Con su borrador, el Ministerio de Fomento quiere abrir la puerta a permitir los vuelos en zonas urbanas, en espacio aéreo controlado (como son los alrededores de aeropuertos) y de noche. Miquel Campos, abogado del departamento de Derecho Aeronáutico en Fornesa Abogados y piloto de drones, explica que, de aprobarse el proyecto de Real Decreto tal y como se ha redactado, los operadores que quieran realizar operaciones aéreas en alguno de estos espacios deberán solicitar una autorización previa especial, entre otros requisitos.

“Pero el permiso lo dará el propio Ministerio de Fomento, así que queda por ver si conceden permisos y si los requisitos a cumplir son muchos o no”, añade Muns. Desde la escuela de vuelo Aircatfly ven precisamente que las exigencias crecerán para los pilotos.

Desinformación sobre el uso recreativo

El uso comercial es el más regulado, aunque el recreativo también tiene las limitaciones de espacio. ¿Puedo volar un dron en el parque de una ciudad? ¿Necesito un permiso especial? ¿Qué distancias puede alcanzar? La información que tiene el usuario que compra uno de estos dispositivos teledirigidos y lo usa como hobby es poca.

“Desde las tiendas no se dan indicaciones al comprador que adquiere un dron sencillo para que jueguen sus hijos”, consideran desde Aircatfly. Mientras que los profesionales se ocupan de estar al día de las novedades en legislación, los amateurs no se preocupan tanto.

Según la normativa actual, los que usan los drones con fin recreativo no pueden hacerlo en zonas urbanas, espacios aéreos controlados ni de noche. Las limitaciones de distancia y otras como la prohibición de operarlos sobre grandes grupos de gente también se aplican en estos casos. La principal diferencia con los de uso comercial es que estos segundos tienen que registrarse. En principio, la propuesta de del Ministerio de Fomento para la nueva normativa introduce muy pocos cambios en este sentido.

Un sector creciente

Pese a una legislación que las empresas consideran “demasiado restrictiva”, el sector no para de crecer. “Avanza hacia la especialización y la profesionalización”, indica el abogado y piloto Campos. Los usos aplicados en agricultura y la filmación audiovisual son los que más proliferan.

Según el responsable de la compañía de servicios técnicos Mdrone, Marcel Robuster, una “normativa más laxa contribuiría a un mayor desarrollo del sector”. su empresa se dedica, sobre todo, a las inspecciones técnicas. Aunque la agricultura concentra buena parte de sus trabajos, podrían hacer más: “Tenemos la tecnología que nos permite revisar fachadas o la eficiencia energética de edificios, pero no podemos hacerlo”.  

En otros países, la industria ha llegado más lejos. Aunque “no hay demasiada diferencia entre las leyes”, asegura Robuster. En Reino Unido, Amazon ha empezado pruebas para realizar entregas de paquetes por medio de drones, al igual que algunas compañías chinas en el país asiático. España, de momento, está lejos de este escenario. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información