Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oriol Grau, uno de los investigadores que ha participado en el estudio sobre el Alzheimer / LA CAIXA

La pérdida de peso podría indicar un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer

Un estudio de la Fundación Pasqual Maragall constata que los participantes con predisposición a la enfermedad pierden una media del 1% de su peso corporal cada año

3 min

Un equipo del centro de investigación de la Fundación Paqual Maragall, con el apoyo de la Fundació La Caixa, han detectado que las personas con riesgo incrementado de sufrir Alzheimer experimentan una pérdida de peso, que podría predecir el deterioro cognitivo. “Hemos visto que la pérdida de peso puede predecir la presencia de biomarcadores alterados de la enfermedad de Alzheimer, como son la acumulación de las proteínas Tau y Beta-amiloide en el cerebro, en personas sin alternaciones cognitivas”, explica el Dr. Oriol Grau, investigador participante en el estudio.

La investigación abre la puerta a incluir el factor peso, juntamente con otros indicadores de riesgo ya establecidos, para disponer de más herramientas para determinar el riesgo de sufrir Alzheimer. Los resultados de la investigación ha sido publicados en la revista Alzheimer’s Research & Therapy, y ha contado con la participación de investigadores del Hospital Clinic, de Roche Diagnostics International y de la University Hospital de Suecia, entre otros implicados en el proyecto.

Pérdida progresiva

El estudio se ha llevado a cabo entre 408 personas sin alteraciones cognitivas del Estudio Alfa+, Impulsado por la Fundación La Caixa. En ellos, los investigadores analizaron la asociación entre los cambios de peso corporal y los biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer. Para conseguir el objetivo, los participantes pasaron por diferentes visitas separadas por un intervalo de cuatro años de media, y realizaron una serie de pruebas cognitivas, clínicas y de neuroimagen.

Las conclusiones a las que se ha llegado muestran que los participantes con un mayor riesgo de Alzheimer habían perdido una media del 1% de su peso corporal por año, mientras que los participantes con menor riesgo, de media, no habían experimentado pérdida de peso durante el periodo de seguimiento. Ante esta situación, “una de las hipótesis que se ha desarrollado es que la enfermedad de Alzheimer afectaría directamente a una estructura del cerebro llamada hipotálamo”. Esta región, a parte de otras funciones, “también regula el metabolismo y el gasto energético del cuerpo”. Es por ello que sus alteraciones “podrían dar lugar a cambios en el peso corporal”, explica el Dr. Oriol Grau.