Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Varios niños entrando en una escuela, donde finalizan los protocolos Covid / EUROPA PRESS

Los pequeños municipios de Cataluña contarán con más escuelas infantiles rurales

Las zonas con menos población experimentarán un aumento de los centros educativos

5 min

Como sucede en todas las comunidades autónomas, la reducida población de las zonas rurales conlleva una escasez de servicios. Uno de ellos es la educación, puesto que los equipamientos no son adecuados para atender la demanda. Para solucionar este problema, las escuelas infantiles del espacio rural en Cataluña aumentarán el próximo curso.

El pasado mes de julio, la Generalitat anunció la creación de un programa para crear más escuelas infantiles de rural en Cataluña. Este proyecto fue presentado por los consellers de Educación, Acción Climática y Presidencia como el Plan de integración de la etapa inicial en la escuela rural. La idea es centrarse en las escoles bressol, insuficientes en muchos entornos.

Un programa centrado en el medio rural

Hasta ahora, 70 pueblos contaban con centros de primer ciclo. Para el próximo curso, habrá 122, lo que supone un aumento de 50 escuelas infantiles. Esto permitirá evitar desplazamientos entre núcleos urbanos para que los más pequeños accedan a la educación. Por supuesto, también contribuirá a mitigar el despoblamiento de las zonas rurales. La financiación dependerá en gran medida del Gobierno autonómico. Asimismo, los ayuntamientos aportarán un máximo de 5.000 euros.

Para facilitar las medidas proyectadas, será la Consejería de Educación quien se haga cargo de la remuneración de los profesionales. Entre estos, destacan no solo los docentes, sino también los correspondientes a servicios de mantenimiento, limpieza y comedores. De esta manera, el cuidado que recibirán los pequeños será integral y de calidad.

Los municipios que ya cuentan con escuelas rurales también se verán beneficiados por este plan. En su mayoría incorporarán nuevos servicios y podrán reformar sus instalaciones. Por ejemplo, hay algunos que crearán nuevas aulas para acoger a más alumnos o que incluirán espacios para la práctica deportiva.

Las escuelas rurales infantiles, una asignatura pendiente

El medio rural siempre ha sufrido una carencia en cuanto a educación en las etapas iniciales. Esto ha dificultado la conciliación de los trabajadores, especialmente, durante la pandemia. En palabras de la consellera de Presidencia, el Govern tenía "deberes pendientes" en diversas zonas. Entre estas citó también a los pueblos de los Pirineos.

Como anunció el Ejecutivo, el primer eje de este plan es crear nuevas escuelas infantiles de rural en Cataluña. El segundo, por su parte, es asumir las cuestiones de mantenimiento para evitar que cierren. Cada año, la falta de fondos hace que alguna tenga que ser clausurada por el ayuntamiento, que se ve incapaz financieramente.

Cataluña cuenta con 400 centros educativos en municipios de menos de 2.500 habitantes. Cierto es que la demanda no es excesivamente elevada por la falta de población. Sin embargo, las reclamaciones se deben, entre otras cuestiones, a la inexistencia de servicios de educación, sanidad o para el acceso a las entidades bancarias.

El marco principal de este programa es el Plan de dinamización del medio rural. Este proyecto fue presentado el pasado mes de octubre con el propósito de combatir la despoblación. El éxodo rural continúa siendo un problema en todas las comunidades autónomas de España, también en Cataluña. Esto sucede, en especial, en provincias como Lleida.

Si se atiende al análisis de la población, las cifras demuestran la necesidad que existía de implantar esta medida. Dos de cada tres municipios de Cataluña tienen menos de cien habitantes por kilómetro cuadrado. La mitad cuentan con menos de veinte residentes. La inmensa mayoría se encuentra en las zonas más rurales, también en los Pirineos.