Menú Buscar
Una mujer dentro de una cabina de bronceado con rayos UVA

Estos son los peligros de las cabinas de bronceado y los rayos UVA

La exposición a la radiación UV es uno de los principales factores de cáncer de piel, el envejecimiento y lesiones

4 min

Con el verano también llega la obsesión de muchos por estar morenos. Quienes no tienen tiempo suficiente de tomar el sol, buscan la opción de las cabinas autobronceadoras y de rayos UVA para conseguir el tono deseado y de forma acelerada.

Pero cada año, los expertos recuerdan que la exposición a la radiación UV es uno de los principales factores de riesgo para el cáncer de piel. “Aún cuando los rayos UVA y UVB constituyen solo una pequeña porción de los rayos solares, estos son la causa principal de los efectos dañinos del sol en la piel”, aseguran desde la Sociedad Americana del Cáncer, y agregan: “Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel y los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

Envejecimiento rápido

Según explica el presidente del Centro de la Academia Española de Dermatología y Venerología, José Luis López en Infosalus, la acción de la radiación ultravioleta en la piel a largo plazo es acumulativa, y hace que la piel envejezca.

 "Por ello, las zonas del cuerpo que estén más expuestas a la luz solar envejecerán más", indica. Eso sí, precisa que, aunque dos personas tomen de igual forma el sol, todo dependerá de su tipo de piel. "No es lo mismo para quien tenga la piel más morena o más clara. La misma radiación ultravioleta tiene efectos distintos en función de la piel, aunque siempre es perjudicial", aclara.

El jefe de servicio del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (Madrid), José Luis López Estebaranz, subraya a su vez que se ha demostrado que la radiación UV produce quemaduras solares, y a largo plazo supone un riesgo de aumento de cáncer de piel. "Se ha visto que, si en la infancia y en la adolescencia se sufrieron bastantes quemaduras solares, a largo plazo, en la madurez, conllevan peligro de desarrollar lesiones premalignas o malignas".

Cabinas, peores que el sol natural

Según detalla Estebaranz en La Tribuna de Salamanca, en Estados Unidos existe una normativa por la que, de igual forma de que se alerta en las cajetillas de tabaco que el fumar mata, en las cabinas autobronceadoras también se avisa.

El experto cree que hay que alertar a la población del peligro que las cabinas bronceadoras conllevan, unos aparatos que, a su juicio, su uso no debería estar permitido para los menores de 18 años. "Si alguien las quiere usar que sepa que recibe una dosis extra de radiación ultravioleta en poco tiempo. Es peor que tomar el sol de forma natural. Se trata de una radiación muy intensa en un periodo muy corto de tiempo, y en fototipos más claritos es aún peor".

Igualmente, recuerda que con diez minutos de luz solar al día en nuestras manos, antebrazos o piernas es suficiente para que se produzca la vitamina D necesaria para nuestro cuerpo. "Una dosis constante y continua provoca daños sobre la piel", agrega. Finalmente, llama la atención sobre las personas que toman determinados medicamentos, para la hipertensión o el colesterol, o algunas cremas antiinflamatorias, por ejemplo, ya que pueden tener una hipersensibilidad al sol.