Menú Buscar
Una foto de archivo de preservativos / CREATIVE COMMONS pegatina

Así es la pegatina que puede sustituir al condón tradicional

A pesar del revuelo que ha causado en países como Inglaterra, los expertos se muestran reacios a recomendarla

20.04.2018 12:22 h.
3 min

El mundo de los métodos anticonceptivos no deja de crecer, gracias a la increíble demanda que desde hace décadas mantiene en alza la industria. Son muchas las opciones que el consumidor encuentra a su entera disposición, de diferente apariencia, impacto y público objetivo. Sin embargo, existe un producto que reina sobre los demás: el preservativo. Esa fina barrera de látex, pensada especialmente para los hombres y cuyo objetivo es prevenir los embarazos y el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

¿El fin de una era?

A pesar de la hegemonía que durante años ha disfrutado el condón tradicional, un nuevo método ha llegado al mercado y parece ser que se postula como su principal sucesor. Su nombre es Jiftip The Diktip y consiste en una pequeña pegatina que se coloca en el meato urinario, es decir, el orificio del pene por donde salen tanto la orina como el semen. Este queda bloqueado, impidiendo que los fluidos salgan del cuerpo cuando el sujeto eyacula.

Aunque a simple vista parezca una alternativa revolucionaria, los mismos distribuidores reconocen en su página web que el producto no está avalado por estudios científicos previos. Por lo que su eficacia es también un misterio que los propios usuarios deben desentrañar. Esta inseguridad ha puesto en jaque a la comunidad médica, que rechaza por completo su utilización.

Inconvenientes de Jiftip

En primer lugar, los expertos muestran cierto recelo a su constitución. Al tratarse de un adhesivo al uso, temen que se desprenda durante las relaciones sexuales. Además, señalan que puede generar dolor e irritación al ser retirado. Recordemos que se coloca en el glande, una de las zonas más sensibles de la anatomía masculina.

Mujer cogiendo un preservativo / CREATIVE COMMONS

Mujer cogiendo un preservativo / CREATIVE COMMONS

No obstante, estos inconvenientes no suponen un gran peligro en comparación con la nula protección que Jiftip ofrece contra las enfermedades de transmisión sexual o la retención innecesaria del semen en la uretra. Un efecto que resulta muy molesto para el hombre. Es importante recalcar que estamos ante un producto que todavía se encuentra en fase experimental. Es cierto que potencia la sensibilidad de la que carece el preservativo, pero ¿merece la pena recurrir a él a pesar de todos los riesgos expuestos?

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información