Menú Buscar
Una foto de archivo de el Papa en un discurso dirigido hacia los sacerdotes de la Iglesia Católica / EP

El Papa habla de acoger “incluso a los jóvenes que deciden convivir sin casarse”

Francisco I ha expresado su deseo de ampliar el horizonte de las diócesis “al estilo propio del Evangelio”

3 min

El Papa Francisco ha pedido a las diócesis que apuesten por hacer aún más amplia la familia pastoral y ha deseado que el horizonte de la comunidad "sea cada vez más vasto, asumiendo el estilo propio del Evangelio". Esta razón es la que ha esgrimido, en el curso de formación sobre matrimonio y familia en Roma, para aconsejar a las instituciones religiosas que acojan "incluso a los jóvenes que deciden convivir sin casarse".

El Pontífice también ha reconocido que el nuevo acompañamiento jurídico para la nulidad matrimonial es un "instrumento válido". Advierte, además, que cada caso de parejas que quieran separarse debe examinarse "con rectitud y libertad interior" por parte de la Iglesia.

Apoyo para los que se separan

Uno de los aspectos que ha abordado en el curso promovido por la Diócesis de Roma y el Tribunal de la Rota Romana ha sido el acompañamiento de las personas que quieran la nulidad de su matrimonio. La visión del Papa Francisco es que aquellos que quieran separarse deben encontrar en los agentes pastorales, obispos y sacerdotes “el apoyo necesario” durante el proceso. Y no solo deben brindarles información de las normas jurídicas, “sino ante todo en una actitud de escucha y comprensión", ha destacado.

Ha trasladado su “alegría” por la rapidez con la que algunas figuras de la Iglesia pusieron en marcha el nuevo proceso matrimonial, un acto que ha atribuido a "consolar la paz de las conciencias, especialmente de los más pobres y alejados de las comunidades eclesiales".

Acompañar al matrimonio

El Pontífice ha hecho una fuerte apuesta por el acompañamiento de los novios al matrimonio por parte de la comunidad eclesiástica y ha destacado algunas de las iniciativas en desarrollo en varias diócesis del mundo para que la pastoral familiar se adapte mejor a esta realidad. Y tan importante es este acompañamiento como la adecuada preparación, tanto para los agentes pastorales como para la propia pareja. "¡Es necesario darles el testimonio de la belleza del matrimonio!", ha expresado.

Por ello, ha puesto en valor la necesidad de una catequesis "permanente" para el Sacramento del matrimonio, que se refiera a su preparación, celebración y también a las primeras etapas sucesivas, porque, según ha explicado, "la mayor eficacia del cuidado pastoral se logra cuando el acompañamiento no termina con la celebración del matrimonio, sino que acompaña al menos los primeros años de la vida conyugal".