Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un pangolín malayo en cautividad / EFE

El pangolín, de estar en el punto de mira por el coronavirus a tener la clave de una posible vacuna

Un estudio revela que el polémico mamífero puede tener el SARS-CoV-2 y no padecer ningún síntoma ni enfermar

3 min

El pangolín, ese animal exótico al que muchos han considerado el principal sospechoso de transmitir el coronavirus SARS-CoV-2 a los humanos, puede ser ahora una pieza clave para dar con su vacuna. Y el secreto parece estar en su genética.

Un estudio en el que participa la Universidad de Medicina de Viena señala que este mamífero carece de dos genes que son los que detectan los virus. Pero pese esa imposibilidad de registrarlo no padecen sus síntomas y no enferman. Una hecho que podría resultar útil a la hora de encontrar una vacuna si se encuentra el mecanismo que les ayuda a no padecer el Covid-19.

Supervivencia

En un artículo publicado por la revista Frontiers in Immnunology los investigadores señalan que este mecanismo evolutivo podría ser clave para desarrollar la vacuna, para hacer frente a la pandemia que ha contagiado a más de cuatro millones de personas.

Leopold Eckhart, coautor del estudio, señala que su trabajo “muestra que los pangolines han sobrevivido a través de millones de años de evolución sin un tipo de defensa antiviral que es utilizada por todos los demás mamíferos”. Por eso, prosigue, si se descubre cómo logra sobrevivir, “podría ayudar a diseñar nuevas estrategias de tratamiento para las personas con infecciones virales”, como el SARS-CoV-2.

Respuesta inmunológica

Uno de los problemas de este coronavirus es que si bien los seres humanos lo detectan y liberan anticuerpos para tratar de combatirlo, la respuesta inmune inflamatoria que provoca la llamada tormenta de citoquinas hace empeorar los resultados de la infección e incluso causar la muerte. 

En este sentido, el estudio sugiere que anular la respuesta inmune, como hacen los pangolines al no detectar el virus, podría ser la clave para derrotar a la enfermedad que provoca. El problema secundario no menor, en cambio, es que el paciente sería más vulnerable a infecciones secundarias. Eckhart señala que el trabajo consiste, entonces, en “reducir la respuesta al patógeno” y mantener en control al virus.

Posibilidades

Los científicos matizan que su trabajo no ha identificado diferencias genéticas entre pangolines y otros mamíferos, ni el impacto de estas diferencias en otros virus, sino que se concentraron en el SARS-CoV-2. Admiten, además, que no entienden cómo exactamente el polémico mamífero sobrevive al coronavirus, sólo apuntan a que la falta de estos dos genes que le impiden detectarlo podría tener algo que ver con eso.

Por otro lado, el investigador de Viena agrega que otro gen, el RIG-I, que también actúa como un sensor contra los virus, debe estudiarse más a fondo, ya que podría defenderse contra el Covid-19.

Destacadas en Vida