Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una sanitaria, una profesión más común entre mujeres que entre hombres / EUROPA PRESS

Razones por las que la pandemia castiga más a las mujeres que a los hombres

La población femenina se infecta más de coronavirus y arrastra mayores secuelas físicas y psicológicas, pero resiste mejor su mortalidad

5 min

El Covid-19 afecta más a las mujeres que a los hombres. Aunque por lo general superan la enfermedad con mayor facilidad, lo cierto es que se ven más afectadas por las secuelas que deja el coronavirus, se infectan en mayor número y se contagian con más facilidad.

Un estudio pionero en la materia de la Universidad del País Vasco, junto a otras entidades como la UNED o la Universidadd de Elche y de Granada, alerta de que las mujeres están sufriendo más episodios de ansiedad y de estrés que los hombres desde que la pandemia comenzó a hacer estragos en la población.

Problemas psicológicos

El estudio, del que se hace eco Infosalus, cifra en un 44% las mujeres encuestadas que tras el confinamiento están padeciendo ataques de angustia y de ansiedad, frente al 25% de los hombres. Incluso durante ese periodo aumentó entre el sexo femenino el consumo de tabaco y de psicofármacos.

Otra consecuencia del coronavirus en las mujeres que registra este informe es que un 37% de ellas ha tenido más problemas que los hombres (26%) cuando han tratado de desconectar de las preocupaciones. Incluso también son las que más sentimientos de culpa y cambios de humor han sufrido, lo que incide también en mayores problemas de insomnio.

Y, además, la casa 

Carme Valls Llobet, médico especialista en Endocrinología que dirige el programa Mujer, salud y calidad de vida en el centro de Análisis y Programas sanitarios (CAPS), explica que, según las estadísticas epidemiológicas del Ministerio de Sanidad, la incidencia del coronavirus es más alta en las mujeres que en los hombres en lo que a infectados se refiere, aunque la mortalidad es superior en los varones a partir de los 80 años y “bastante más equilibrada entre sexos entre los 30 y los 80 años”.

En opinión de Valls Llobet, las secuelas de la pandemia castigan más a la población femenina porque en la mayoría de los casos el confinamiento les ha obligado a cargar, además de con las habituales responsabilidades del hogar, con el teletrabajo y con las consecuencias del encierro.

Más perjudicadas

“Esto ha repercutido también en la salud mental de las mujeres, sobre todo por una mayor ansiedad y angustia, a las que habría que sumar la incertidumbre que reina en la humanidad estos días; y todo lo que ha supuesto esta situación para las carreras profesionales. La mujer sale más perjudicada frente al Covid-19”, ha señalado la doctora Valls, quien acaba de publicar Mujeres invisibles para la medicina, un libro en el que recoge su experiencia durante más de 30 años trabajando por una mayor visibilidad de las mujeres en el campo de la Medicina.

Por lo que se refiere a las secuelas físicas provocadas por el coronavirus, la doctora señala la fátiga crónica como una de las más evidentes, aunque problemas respiratorios o musculares y pérdida de memoria y concentración también son algunos de los síntomas más comunes entre la población femenina afectada por la enfermedad.

Menor mortalidad

En cuanto a por qué la mortandad es inferior en las mujeres que en los hombres, Valls Llobet lo achaca a razones biológicas: “La mujer puede tener más infección pero luego la repercusión de la enfermedad puede ser diferente por una protección biológica”. “En las mujeres es menos frecuente padecer neumonías doble y por tanto no necesita de los cuidados de una uci”, añade.

Una última razón del porqué se infecta en mayor porcentaje, es que la mujer se dedica a profesiones que están más expuestas al virus, como la sanitaria que, predominantemente, es femenina. “Tanto médicas como auxiliares y enfermeras son sobre todo mujeres; más del 75% del profesional sanitario es mujer”, concluye.

Destacadas en Crónica Vida