Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona (d), junto a una médico del CAP Barceloneta, que gestiona el PAMEM / CG

Treinta médicos denuncian a Colau por liquidar la mutua municipal

El fin del Pamem provoca una reclamación colectiva contra el Ayuntamiento de Barcelona por "vulneración de derechos"

3 min

Treinta médicos han interpuesto una queja formal contra el Ayuntamiento de Barcelona por la liquidación de la mutua municipal Pamem. Los galenos aseguran que se han "vulnerado sus derechos" al finiquitar unilateralmente el servicio de prestaciones sanitarias para funcionarios.

Según han informado fuentes cercanas, los facultativos --una decena de médicos de familia, dos pediatras y doce especialistas-- buscan forzar que la corporación "ofrezca salidas laborales" a los empleados del Instituto de Prestaciones de Asistencia Médica al Personal Municipal, el nombre técnico del ente.

Asistidos por un bufete legal especializado, los médicos buscan ahora una solución conciliadora. El Gobierno de BComú y PSC se reunirá próximamente con su equipo legal para hallar dicha solución, han agregado las mismas fuentes.

"Derribo deliberado"

Los profesionales lamentan que ayuntamiento y Consejería de Salud hayan decidido liquidar el Pamem e integrar a sus beneficiarios en los centros asistenciales vinculados al Servicio Catalán de Salud (CatSalut).

"El instituto tiene un déficit de 22,8 millones de euros. Innegable. Pero es que se ha desmantelado gradualmente desde 1993. Y el propio CatSalut, que ahora lo integrará, le cobraba tarifas a precio de mutua privada", ha explicado uno de los galenos.

"Si la visita de un especialista puede costar 15 euros en la sanidad pública --ha continuado--, los hospitales del CatSalut facturaban 180 euros al Pamem. ¿Quién fiscalizó las cuentas? Se trata de un derribo deliberado", ha remachado.

Reunión con el Ayuntamiento

La reclamación formal de los doctores se conoce el mismo día en que unos 200 funcionarios y extrabajadores municipales han exigido que se paralice su cierre.

La mayoría de la junta de personal y el comité de empresa del ayuntamiento, con CCOO y UGT a la cabeza, les han dado apoyo.

Usuarios y la parte social se reunirán el viernes con la comisionada municipal de Salud, Gemma Tarafa, para tratar de encontrar un encaje.

Recientemente, el consistorio recordó que "el proceso no ha concluido" y que recolocarán a los 22 "enfermeros y administrativos" que prestaban servicio en el ente.

Menguante y con déficit

El Instituto de Prestaciones de Asistencia Médica es el servicio de asistencia sanitaria que ha cubierto a los funcionarios del Ayuntamiento de Barcelona desde 1950 bajo distintas formas.

El organismo, con prestaciones ligeramente superiores a la red pública, es equivalente al Muface o al Isfas, que cubren a los empleados públicos del Estado y al Ejército, respectivamente.

Desde 1993, ha menguado el número de afiliados por decisión municipal. Ello, junto a otros factores, lo cargó con una deuda de 22,8 millones de euros, que ahora cubrirán el consistorio y la Consejería de Salud.