Menú Buscar
Palau de les Heures / DISTRITO D'HORTA GUINARDÓ -  CREATIVE COMMONS

Palau de les Heures: todo lo que tienes que saber

Una visita a uno de los paisajes más espectaculares de la ciudad de Barcelona

3 min

Barcelona es una de las ciudades más cosmopolitas de España. Sin embargo, su oferta cultural, arquitectónica y turística va mucho más allá de lo que podemos encontrar en el casco urbano de la urbe. Sus parques, zonas verdes y diferentes espacios naturales conforman una de las mejores propuestas para descubrir los aspectos más desconocidos de la Ciudad Condal.

Desconectar del ritmo frenético del día a día es posible gracias a opciones como el Palau de les Heures, localizado en el distrito de Horta-Guinardó. Fue construido en el Siglo XIX por el arquitecto Augusto Font Carreras. Y, pese a que inicialmente allí residía la familia Gallart, actualmente forma parte del Campus Universitario de Mundet.

Un remanso de paz

Pese a situarse en el interior de la propia ciudad de Barcelona, es uno de los espacios que no todo el mundo conoce. Posicionándose como la opción perfecta a la que acudir en busca de paz y de tranquilidad. Los jardines que envuelven al Palau de les Heures son una clara demostración de la importancia del estilo renacentista en la ciudad de la época.

El palacio que preside los jardines, inspirado en el estilo chateau francés, es accesible a través de las múltiples terrazas que asumen el protagonismo de este lugar. El nombre de Heures hace referencia a la pieza de terracota que se sitúa en la fachada, haciendo una alegoría a las Hiedras del escultor catalán Josep Campeny.

El refugio de Lluís Companys

La familia Gallart, primera propietaria del edificio, se estableció aquí hasta las Guerra Civil. Momento en el que el palacio fue expropiado y cedido al presidente Azaña. Sin embargo, éste nunca llegó a ocuparlo, prefiriendo utilizar su residencia habitual.

No obstante, sí que fue Lluís Companys la persona que decidió asentarse en su interior con el objetivo de protegerse de los bombardeos que castigaban a la ciudad de Barcelona. Su situación hacía que fuera especialmente complicado acceder a ella a través del aire. Incluso llegó a construirse un refugio antiaéreo subterráneo en su interior.

Destacadas en Vida