Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Colegio concertado Mary Ward de Barcelona, cuyos padres recurren a Cambray / MARY WARD

Padres del colegio cerrado en Barcelona recurren a Cambray: "Alguien debe velar por nuestros niños"

Las familias reclaman al 'conseller' de Educación que tenga en cuenta la excepcionalidad de la situación y dé facilidades para que el cambio de centro sea "ágil y fácil"

5 min

Las 300 familias afectadas por el cierre de la escuela concertada Mary Ward de Barcelona han recurrido al conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, para que tenga en cuenta la excepcionalidad de la situación y dé facilidades a los padres para que el cambio de centro sea lo "más fácil y ágil" posible. "Alguien debe velar por nuestros niños", apuntan en una carta enviada este viernes y a la que ha tenido acceso Crónica Global. La Fundación Narcís Jubany --titular del colegio desde 2018--  anunció de forma precipitada y en una reunión convocada con poco margen que cerraba sus puertas, a siete días de finalizar el curso.

La dirección lo atribuye a la baja preinscripción en la etapa escolar, pero los padres sospechan que "hay un proyecto urbanístico detrás de todo esto" que explicaría las prisas y la falta de negociación con unos padres que propusieron varias alternativas para evitar el cierre. "Propusimos esperar un año para poder cambiarnos de colegio con más tranquilidad, hacer una recogida de fondos o pagar más de cuota para que se recuperasen un poco económicamente, pero no quisieron escucharnos", apunta la presidenta del Ampa, Catarina Font. 

Una imagen del patio del colegio / MARY WARD
Una imagen del patio del colegio / MARY WARD

Inscripciones cerradas

Los padres tienen 15 días para encontrar un nuevo centro para sus hijos que deberán elegir de un listado que desde la Fundación Narcís Jubany les proporcionaron, pero que es "totalmente insuficiente porque las inscripciones ya están cerradas". En este sentido, desde los sindicatos consideran que la dirección del colegio ha vulnerado los derechos de las familias de "hacer una preinscripción en primera opción".

El "abandono" de los gestores del centro a las familias les ha llevado a enviar una carta al conseller para que trate de iniciar una negociación que, aunque no frene el cierre, sí haga el traspaso más fácil para los estudiantes. "Nadie ha pensado en los niños, en los grupos cohesionados durante años, en el shock que supone saber que en siete días no volverás al centro que te ha visto crecer y que, quizás, no puedas seguir con tus compañeros", explica la misiva. 

No se quedarán de brazos cruzados

Además, lamentan que nadie haya pensado en el sufrimiento de los padres y de los profesores, que se quedan sin trabajo. "Nadie ha pensado en el mal de las familias, organizadas alrededor de una escuela pequeña y familiar que supone un pilar más de sus vidas. Nadie ha pensado en el personal educativo, muchos con trayectorias de más de 20 y 30 años en la escuela". 

Una de las aulas de infantil del colegio / MARY WARD
Una de las aulas de infantil del colegio / MARY WARD

En este sentido, reclaman al titular de Educación, así como al Consorcio de Educación de Barcelona (CEB) y a la Dirección General de Atención a la Familia y Comunidad Educativa y a su responsable, Raquel García, que hagan "una excepción" y faciliten la apertura de grupos para que varios alumnos puedan ir juntos, aumenten las ratios o lleven a cabo "cualquier medida extraordinaria que facilite el trámite y permita la libre elección de centro. 

Con todo, las familias avisan de que no se quedarán de brazos cruzados. Valoran convocar una manifestación frente a las puertas del centro para presionar y, además, estudian llevar a cabo "acciones legales contra la fundación y todas las entidades públicas o privadas involucradas en el cierre del centro". "El proceso es irregular y así será demostrado por la vía judicial".