Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Entrada del colegio Santa Margarida en Quart (Girona) / GOOGLE STREET VIEW

Los padres de un colegio de Girona piden la dimisión del equipo directivo

Más de la mitad de las familias denuncian que el nivel educativo “ha bajado” y que la situación “es cada vez peor” desde la llegada de la nueva directora hace cuatro años

3 min

Más de la mitad de los padres de los alumnos del colegio Santa Margarida de Quart (Girona) reclaman la dimisión de la dirección del centro. Denuncian que el cambio del equipo y del sistema tras la jubilación de la anterior directora hace cuatro años ha comportado una “bajada del nivel educativo”.

Por este motivo, el jueves decidieron manifestarse y colgar una pancarta en la verja de la escuela con el mensaje “Hartos del equipo directivo. ¡Dimisión!”. Según ha informado el Diari de Girona, los impulsores de estas protestas también recogieron firmas de 175 padres que apoyan la proclama, lo que supone el 53,6% de todos los que se calcula que hay en el centro.

“Castigos severos y prolongados”

Por otro lado, la madre de una alumna explica que varios padres han denunciado “castigos severos y prolongados”, así como que muchos profesores “de toda la vida” se han ido del colegio, que existe una falta de comunicación y que si algún alumno tiene necesidades especiales, en muchos casos “el equipo directivo no lo gestiona”.

Asimismo, señalan estar en desacuerdo con el equipo directivo en cuanto a la aplicación de la normativa de prevención del Covid-19 en el centro. Exponen que los niños deben hacer cola en la calle, un hecho que ven peligroso por la cercanía a la carretera porque “cualquier día habrá un atropello”.

A la espera de una respuesta de Educación

Así pues, las familias del centro han trasladado una queja al Departamento de Educación, aunque sostienen que todavía no han obtenido respuesta. En este sentido, se sienten “tristes y desamparadas” porque, en vez de mejorar, la situación “es cada vez peor”.

Por su parte, el director territorial de Educación, Adam Manyé, afirma que recibieron la queja esta semana y asegura que la inspección está trabajando en el caso para poder hablar con ambas partes y “encontrar un punto intermedio” que los satisfaga a todos.